Público
Público

España recupera aire

La selección no mostró un buen juego, pero se impuso tras sobrevivir en el último cuarto. Pau Gasol, horrible en el primer tiempo, resucitó para dar aire al equipo. Paso adelante en la clasificación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las estrellas, en ocasiones, se definen por su capacidad para enfrentarse a las adversidades. Que Pau Gasol haga unos números buenos es algo normal, pero ser capaz de reinventarse y lamerse las heridas es lo que le hace realmente grande. Pau no estaba, en la primera parte no anotó un solo punto y los murmullos empezaban a crecer. Un tobillo le lastraba de manera evidente. Después del descanso, se olvidó de sus dolores. Seguían ahí, claro, pero sacó fuerzas de flaqueza para anotar 19 puntos en los últimos 20 minutos. Su duelo contra Nowitzki, ese que anunciaban los neones, arrojó para ambos la misma puntuación, pero fue el español quien se llevó la victoria. El héroe alemán, errático, no se supo aprovechar de las aflicciones de su contrario.

La intermitente actuación de los más grandes encaminó el partido a un intercambio de estados de ánimos. Poco poder tuvieron las tácticas. En muchos momentos, el partido fue deslavazado, entregado al acierto temporal de los actores de reparto. En esas, España, más completa, tenía las de ganar, aunque en pocos momentos esa sensación fue clara. La agonía duró hasta el último cuarto. España, acostumbrada a naufragar en esos minutos finales, hoy sí supo prevalecer.

Alemania, con un mediocre Nowitzki, queda casi fuera
de los cruces

Junto a la resurrección de Pau, otros nombres explican la victoria española. El más relevante es el de Marc Gasol. Reemplazó las funciones de Pau cuando este desapareció, se pegó con Kaman, la segunda mejor pieza germana, y salió victorioso. 24 puntos y cinco rebotes, los rivales, desquiciados, cometieron nueve faltas sobre él. Demostró que el tan cacareado juego interior de España no pertenece sólo a su talentoso hermano. Junto a él, Navarro, otro de los sospechosos habituales en el éxito, y un invitado sorpresa, San Emeterio, que desbloqueó el drama con dos importantes triples. Se suma a esa mezcolanza una defensa solidaria que supo contrarrestar el tono bajo del ataque.

Marc, con 24 puntos, fue el más efectivo y regular de los de Scariolo

El resto quedaron en las sombras. Ni Calderón, de nuevo anémico, ni Ricky, que estaba haciendo un partido pésimo hasta que hizo dos robos cruciales al final del partido, ni el resto de la tropa, que siempre aportó menos de lo que se espera de ellos. Cuesta pensar en que la actuación sirva para ganar un oro o llegar a los Juegos, la esperanza es que estas mismas piezas han demostrado en otras ocasiones –ante Lituania, sin ir más lejos– que son capaces de rendir más que lo visto ante los alemanes.

La victoria, eso sí, ayuda a cuadrar las cuentas de España. La derrota casi condena a Alemania a ser una de las que se queda fuera de los cuartos y deja a España cerca del pase, pero con dudas. Se ha ganado una vida que a ratos pareció perdida, pero las aspiraciones están por encima de eso. Serbia y Francia no lo pondrán fácil. Quedar arriba en el grupo es una necesidad.

68 - Alemania (15+18+22+13): Benzing (10), Hamann (7), Schaffartzik (7), Kaman (15) y Nowitzki (19) -equipo inicial-, Herber (7), Schultze, Schwethelm (3), Pleiss y Staiger.

77 - España (16+20+20+21): Pau Gasol (19), Rudy (6), Navarro (14), Calderón (2) y Marc Gasol (24) -equipo inicial-, Reyes, Ricky, San Emeterio (12), Llull e Ibaka.

Árbitros: Christos Christodoulou (GRE), Fernando Rocha (POR) y Marek Cmikiewciz (POL). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la segunda fase del Grupo E del Eurobasket disputado en el Siemens Arena de la capital lituana, Vilna, ante unos 3.500 espectadores