Publicado: 30.08.2014 08:00 |Actualizado: 30.08.2014 08:00

España, el zarpazo que falta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Entonces nadie creía. Las decepciones y lamentos, las frustraciones, se acumulaban a cada tropiezo antes del último partido, a cada final perdida. Pero aquel 2006 algo cambió. La suerte, el karma, un mayor acierto o una conjunción de todo llevó a España a ganar el primer oro mundial de su historia. Japón marcó un antes y un después en el baloncesto de nuestro país. "¡Ba-lon-ces-to!", gritó Pepu Hernández. Aquella cita lo cambió todo. De tal manera que, desde entonces, todo lo que no es dorado sabe a poco para muchos.

La ÑBA, como se conoce al equipo desde ese evento, ha logrado tras aquel hito dos preseas doradas en los Europeos de 2009 y 2011, pero el Mundial continúa resistiéndose. Cayó con estrépito en la cita de 2010 y fue apeada por la Francia de Parker en su última aparición, el Europeo del año pasado. No participó un Pau Gasol que sí estará en esta ocasión como líder del grupo, en el que seguramente será su último servicio a la selección. Y no será el único. Al ya miembro de los Bulls se le unirán Navarro, Calderón o Felipe Reyes. El fin de la mejor generación de la historia del baloncesto español, que comenzó en 2006 y quiere poner el broche perfecto con el ansiado título.

Tiene seguramente la segunda mejor plantilla de la cita, no la primera. No le quitemos ese honor a EEUU, por más que se haya dejado al Dream Team en casa. Aterrizaron en Las Palmas primero y Bilbao después -donde disputará sus partidos de grupo- sin LeBron, Carmelo Anthony, Durant, Griffin, Love o Wade. Pero sí con jugadores tan extraordinarios como Harden, Rose, Curry o Davis, con los que les sobra para llegar a semifinales sin despeinarse y jugar la esperada final contra la ÑBA. Al frente, un Mike Krzyzewski que ha compuesto su selección haciendo malabares y cual cirujano, pensando en quiénes pueden hacer más daño a España.

Posee, por su parte, el conjunto de Orenga a varios hombres que disputan la NBA y otros que podrían hacerlo perfectamente. Atesora además el mejor juego interior -Pau, Marc, Ibaka y Felipe- y grandes tiradores. Debería bastar para, al menos, estar en la final en Madrid, pero pocas veces el favoritismo ha sido suficiente. No es un paseo tampoco el grupo que tiene por delante. Brasil, Serbia y Francia son selecciones con importantes ausencias y por debajo de la española pero que se presentan como alternativas junto a Lituania. Sólo Irán o Egipto pueden parecer sparrings en la cancha.

"Respetamos a todos los rivales, nosotros debemos saber que somos el rival a batir, todos quieren ganarnos. Sabemos que tenemos un equipo competitivo, con jugadores con muchísimo talento y que podemos quedar campeones en casa", afirmó ayer Rudy Fernández, en un alegato de favoritismo que seguramente no juega en beneficio de ellos. No necesitan más presión de la que ya tienen por ser los anfitriones.

Ha finiquitado una preparación sin mácula, que acabó el lunes con una paliza a Argentina en el Palacio de los Deportes de Madrid, a donde quieren regresar el próximo 14 de septiembre para tratar de vengar las últimas derrotas ante los norteamericanos. Dos semanas antes, comienza en Granada (22.00 horas, Cuatro) el último reto de esta ÑBA, ante Irán. Quién sabe cuánto más durará este apelativo, ahora que toca a su fin la generación de oro.


http://www.quoners.es/debate/que-seleccion-crees-que-ganara-el-mundial-de-baloncesto-2014