Público
Público

La estrella sigue pesando

Un gol de Silva a última hora concede a España el triunfo ante Colombia tras un partido vulgar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La estrella pesa en la solapa de La Roja, que ya presume menos de lo que se arrastra. Si no hay competición oficial de por medio, se siente menos exigida y se encoge. No se la reconoce. Esta vez no se dejó pisotear, como ante Portugal o Argentina, pero sólo fue capaz de tumbar a última hora y por los pelos a un adversario encendido y entusiasmado, pero menor. España no había ganado un amistoso desde que es campeón. Se gusta más en los salones de actos que ahora tanto frecuenta que sobre el césped. Y ayer, si no lo evita el olvidado Silva in extremis, se va otra vez de vacío.

La pelota fue de La Roja, eso hace tiempo que no se discute. Es algo que los rivales garantizan desde el minuto uno. Conceden el balón y medio campo. Esperan agrupados junto a la portería y cierran espacios. Tratan de incomodar la circulación con una presión agresiva y mucha gente alrededor de los hombres claves del juego interior. Un aliento en el cogote de Xavi, otro en el de Iniesta e incluso otro en el de Xabi (aunque a este el que más estorba es el del propio Busquets, un imprescindible para Del Bosque que sigue sonando a precaución excesiva en la mayoría de los partidos). Colombia fue eso, un rival al uso, de los que se encuentra España últimamente. Un adversario rebozado de respeto, muy avisado, sin ganas de riesgo y, en ocasiones, rápido y hambriento a la contra.

No fue más Colombia que España, pero sí tuvo el del partido donde prefirió. No discutió la pelota, pero sí las ocasiones. Tuvo la primera y la última antes del descanso, tras sendos errores descomunales españoles, pero le faltó culminar. En la primera, Xavi regaló un balón en el balcón del área y la astucia de Abel Aguilar la evitó Casillas con su destreza de costumbre en el mano a mano. En la postrera, Armero mandó a las nubes una larga acción personal pletórica de facultades que retrató a Piqué, Albiol y Busquets.

España no se encontró. No le ayudó, claro, el eclipse de gol de Villa, a quien el récord realizador de Raúl le está desbordando. Ya le ocurrió cuando se trataba de alcanzar la cifra. Y el bloqueo se mantiene ahora cuando consiste en escaparse. Sobre el cuarto de hora, el asturiano falló en la misma jugada dos goles a puerta vacía de los que obligan a entregar el carnet: un primer tiro al palo y el rechace, al banderín de córner. El doble error deprimió al azulgrana, que ya perdió todas las divisiones con Perea o Yepes. Y apagó a La Roja.

No hubo muchas más noticias del ataque español, cuya producción hasta el tanto de Silva se redujo a un remate lejano de Pedrito a las manos de Ospina al filo del intermedio. La Roja fue mucha posesión, pero poca claridad. Más lenta que de costumbre, también más imprecisa, más espesa. Menos España, en suma. Y además, más encogida a medida que fueron avanzando los minutos.

Los cambios de la segunda mitad no le dieron más salud. Entre otras cosas, porque fueron más diplomáticos que intencionados. Se saldaron con más minutos de posesión vacía, juego previsible y plano, lento, y, de vez en cuando, un susto del rival (Cuadrado, tras un regalo de Arbeloa, y Dayro). Ni rastro del campeón. Un gol agónico cuando el encuentro quedó partido en dos en busca desesperada del resultado y poco más. Los amistosos ya no le gustan a La Roja, que no logra ajustarse la estrella.

España: Casillas; Ramos, Piqué, Albiol, Capdevila (Arbeloa, m. 56); Busquets, Xabi Alonso (Silva, m. 75); Pedro (Llorente, m. 81), Xavi (Cazorla, m. 56), Iniesta (Navas, m. 68); y Villa (Torres, m. 56).

Colombia: Ospina; Zúñiga, Perea, Yepes, Armero; Abel Aguilar; Dayro Moreno, Anchico (Sánchez, m. 46), Guarín, Adrián Ramos (Cuadrado, m. 58); y Gio Moreno (Rodallega, m. 62).

Gol: 1-0. M. 86. Jesús Navas caracolea por la derecha, centra raso y Silva marca con la izquierda.

Árbitro: Truzt (Eslovaquia). Amarilla a Piqué, Abel Aguilar, Dayro Moreno, Yepes, Armero y Rodallega.

Santiago Bernabéu: 65.000 espectadores. Partido a beneficio de la AFE.