Público
Público

Estudiantes espera rival en la final del Mundialito

El conjunto argentino vence por 1-2 a los coreanos del Pohang Steelers, que acabaron con tres expulsados, y espera rival del Barça-Atlante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Estudiantes de la Plata volverá a pelear el próximo sábado, treinta y nueve años después de disputar su última final de la Copa Intercontinental, por el título de mejor equipo del Mundo, tras imponerse por 1-2 a un Pohang Steelers, que acabó el choque con ocho jugadores y el delantero brasileño Denilson como portero.

El campeón de la Copa Libertadores tuvo más dificultades de las previstas y eso que el equipo argentino pareció dispuesto a sellar cuanto antes su pase a la gran final, gracias a un activo Mauro Boselli que puso a prueba hasta en tres ocasiones al meta coreano en el primer cuarto de hora de juego.

La más clara a los seis minutos de juego en un acrobático remate del delantero argentino que se estrelló en el poste derecho de la portería, cuando el cancerbero Hwa Yong estaba ya completamente batido.

Una ocasión que, curiosamente, pareció despertar definitivamente al Pohang Steelers, que comenzó a atreverse a discutir la posesión de balón a un Estudiantes de La Plata, que de la mano de la 'brujita' Verón había monopolizado el esférico hasta entonces.

Cuando el partido entró en su fase más timorata y con el árbitro a punto de pitar el paso a los vestuarios, un lanzamiento lejano de falta de Leandro Benítez se coló en la portería coreana sin que nadie lo tocase.

Un gol que obligó al Pohang Steelers a iniciar la segunda mitad de manera mucho más agresiva, lo que no tardó en aprovechar el Estudiantes, que no desperdició los espacios dejados por el cuadro coreano para sentenciar la contienda en un contragolpe.

Un contraataque guiado por Verón, que tras un tremendo fallo del portero asiático Hwa Yong, culminó el héroe de la noche para el conjunto 'pincha', Leandro Benítez, que selló con un tiro cruzado el pase a la final de Estudiantes.

Tres minutos después, los coreanos se quedaron con un jugador menos por la expulsión del central Hwang Jae Won, acabar definitivamente con cualquier opción de victoria del campeón asiático.

Sin embargo, un claro error arbitral, que dio por válido a los setenta y un minutos un gol del brasileño Denilson, en una acción en la que hasta cuatro jugadores del Pohang se encontraban en posición antirreglamentaria, volvió a llevar la emoción al encuentro.

Incertidumbre con la que se encargó de acabar el colegiado italiano Roberto Rosetti que apenas unos segundos más tarde del gol asiático expulsó a un segundo jugador del Pohang, el centrocampista Kim Jae Sung.

Expulsión a la que se uniría seis minutos después, en el setenta y siete, una tercera, la del portero Shin Hwa Yong, que obligó al goleador Denilson, dado que los coreanos ya habían agotado el cupo de cambios, a actuar como guardameta hasta la conclusión del encuentro.