Público
Público

Guaita defiende un empate de peso

Los de Emery no pudieron lograr su objetivo de ser primeros, pero apuró al United

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Guaita salvó al Valencia en un partido abierto como los antiguos cuellos de camisa. Su actuación le dio un empate de prestigio al Valencia. Aguantó un mano a mano a Berbatov; detuvo un disparo a Anderson y, sobre todo, rechazó el que le lanzó Park a bocajarro, lo que dio pie al inmediato gol de Pablo. No pudo luego evitar el empate ante el acoso inglés, pero su actuación fue brillante. También destacó otro hombre: Chori Domínguez. El argentino le robó un balón a Carrick en el centro del campo, se fue a portería y cedió al extremo valencianista para que fusilara. El debutante Amos recibía el primer tanto en Liga de Campeones de los diablos rojos en un gélido Old Trafford.

El encuentro, con ambos equipos ya clasificados, fue un pasacalles. Quedaba por dirimir el campeón del grupo y a ello se entregaron con alegría los dos conjuntos. Relajados y confiados, Manchester y Valencia brindaron un partido eléctrico, de continuos chispazos en ambas áreas. Guaita sobresalió en la suya, agigantándose en el Teatro de los Sueños, cumpliendo un papel estelar. El veterano César, en el banquillo, asistía al encumbramiento del ansiado relevo natural. Guaita, en un marco histórico, contuvo las embestidas del Manchester y dejó que el Chori brillara en el área contraria, hasta que el infortunio de una lesión le obligó a dejar el campo. Ambos, portero y delantero, protagonizaron lo mejor del Valencia.

El Manchester, que vio peligrar el partido, se lanzó al ataque con furia. Nani abrió continuos boquetes por la banda de Mathieu, empujado por Anderson y la movilidad de Rooney. Guaita siguió a lo suyo, aguantando los zarpazos todo lo que pudo. Hubiera sido milagroso no encajar el gol que los de Ferguson persiguieron con ahínco. Lo logró Anderson, después de que el portero valencianista volviera a rechazar el potente disparo de Rafael.

No hubo tregua durante todo el partido. Manchester y Valencia ofrecieron un choque brioso, de pim, pam, pum. Cualquiera pudo ganar, porque se sucedieron los golpes en ambas áreas. El encuentro se rompió tras la igualada, aunque siempre fue un choque repleto de grietas, de idas y venidas. Old Trafford, bajo cero, vivió una noche de fútbol caliente, al ataque, una gozada para el espectador.

La primera plaza del grupo se convirtió en una codiciada presa, que persiguieron como galgos ambos equipos. Al final fue el Manchester quien mantuvo la cabeza, pero el Valencia se marchó con la suya bien alta. Tan alta como la estatura de Guaita, un coloso en el eléctrico Old Trafford.

Manchester United: Amos, Ferdinand (Smalling, m.50), Anderson (Fletcher, m.90), Berbatov, Rooney, Park Ji-Sung, Vidic, Carrick, Nani (Giggs, m.81), Fabio, Rafael.

Valencia: Guaita, Albelda, Domínguez (Isco, m.54), Aduriz, Dealbert, Pablo Hernández (Feghouli, m.81), Ricardo Costa, Éver Banega, Mathieu, Miguel, Jordi Alba (Mata, m.67).

Goles: 0-1: Pablo Hernández, min.32; 1-1: Andersen, min.62

Árbitro: Pedro Proença (POR). Amonestó a Anderson, del Manchester, y a Miguel y Albelda, por el Valencia.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga de Campeones, disputado en Old Trafford ante 74.513 espectadores.