Publicado: 15.11.2016 23:26 |Actualizado: 15.11.2016 23:26

Isco enmudece Wembley sobre la bocina

España corrige una mala noche y logra el empate en el minuto 95 (2-2) con dos tantos in extremis de Iago Aspas y del jugador del Real Madrid

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
Los jugadores de la selección española celebran el gol del empate ante Inglaterra. EFE/ANDY RAIN

Los jugadores de la selección española celebran el gol del empate ante Inglaterra. EFE/ANDY RAIN

La selección española empató ante Inglaterra (2-2) este martes en el último suspiro de un partido amistoso disputado en Wembley que decidió un gol de Isco en el minuto 95, pero dejó la imagen más pobre de España en el duelo que cerró el año 2016 para el combinado nacional.

Cuando todo estaba perdido aparecieron Iago Aspas e Isco para cambiar todas las crónicas. El gallego revolucionó el encuentro con su movilidad en los últimos metros y el malagueño, que apenas jugó 25 minutos, llevó el cuero al fondo de las mallas cuando Lopetegui asumía su primera derrota como seleccionador.

Sin embargo, el milagroso empate de La Roja deja en el aire el escaso rodaje del equipo de Lopetegui, superado en todas las facetas por una ramplona Inglaterra. España no fue nunca España. La selección no dio dos pases seguidos, se atascó en la salida del balón y puso mucho menos intensidad que su rival. Cuando la selección española quiso darse cuenta ya perdía 1-0 por culpa de un penalti.



La defensa fue el gran talón de Aquiles en un once que apostó por solo dos jugadores del pasado sábado en Granada. Como centrales, una novedosa pareja que fue un caramelo para los 'pross'. Ni el madridista Nacho ni el 'txuri urdin' Íñigo Martínez tuvieron su mejor día. En el centro del campo, tampoco hubo nada rescatable.

Thiago se vio superado por el hambre de los locales y Busquets fue tapado por completo desde el inicio. Así ocurrió en un error infantil que permitió a Vardy acabar con el balón en los pies y ser derribado por Reina, sorprendentemente titular. El meta cordobés no tuvo más opción que hacer penalti al efervescente jugador del Leicester.

Lallana marcó el primero con decisión y se fue lesionado; y España no cambió el ritmo pausado y cansino que había definido sus intenciones en los diez primeros minutos. Poco fútbol, pero sobre todo pocas opciones de maquillar un encuentro al que ya se le veían las hechuras.

Al margen, obviamente, de las muchas bajas que tuvo el equipo: De Gea, Sergio Ramos, Piqué, Alba y Diego Costa, la selección desprendió pereza y nada de la frescura que inspiró Lopetegui con su apuesta. El primer tiro a puerta lo firmó Vitolo -de lo mejor en ambos partidos-, pero resultó ser un oasis en el primer acto. La velocidad de Sterling y Henderson desarboló a una España que necesitaba el descanso como agua de mayo. Los de Gareth Southgate, por contra, estaban a sus anchas.

Era la primera vez que España empezaba perdiendo un partido en la 'era Lopetegui'. La reacción fue una de las cosas que quiso medir el nuevo míster, que apenas tuvo tiempo para hacerlo. A los dos minutos, otro error en los metros finales y gol de Vardy, que marcó con un violento cabezazo dentro del área de castigo.

Para colmo, el delantero inglés celebró su tanto con un famoso 'Mannequin Challenge' que terminó por desquiciar a la selección. Nada hacía esperar un cambio en el guion, sobre todo porque el juego inglés seguía siendo sólido y constantes, todo lo contrario al de España que sólo despertó con la presencia de Aspas e Isco.

El de Moaña se asoció bien con Silva, buscó las cosquillas a Stones y demostró que su debut no quería que pasase desapercibido. De igual forma que Ander Herrera, que también tuvo buenos minutos en lo que fue su primer día como miembro de la selección absoluta.

Con el consiguiente enfado del seleccionador y con los londinenses abandonando Wembley, España recortó distancias con un golazo de Aspas que fue directo a la escuadra. El tanto parecía el 2-1, un premio exagerado para la triple campeona de Europa que no había merecido tan inmenso tesoro.

Pero para colmo de los 'pross', en la última jugada del encuentro, Isco recibió en el área pequeña, controló con el pecho y batió a Heaton por debajo de las piernas. Lopetegui echó a correr por la banda como si un punto hubiese logrado. El equipo se abrazó celebrando no haber caído en un escenario sagrado donde lo único bueno para España fue eso, el resultado.

Ficha técnica:

2 - Inglaterra: Hart (Heaton, m.46); Clyne, Stones, Cahill (Jagielka, m.46), Rose (Cresswell, m.79); Dier, Henderson, Lingard, Lallana (Walcott, m.27), Sterling (Townsend, m.65); y Vardy (Rashford, m.67).

2 - España: Reina; Carvajal, Íñigo Martínez, Nacho, Azpilicueta; Busquets (Nolito, m.77), Mata (Aspas, m.46), Thiago (Herrera, m.56); Vitolo (Koke, m.46), Silva (Isco, m.63) y Aduriz (Morata, m.63).

Goles: 1-0, m.9: Lallana (9,p). 2-0, m.48: Vardy. 2-1, m.89: Aspas. 2-2, m.96: Isco.

Árbitro: Ovidiu Alin Hategan (RUM). Amonestó a Sterling (m.29), Walcott (m.31) y Rose (45+2), de Inglaterra; y a Íñigo Martínez (m.30), Aspas (m.65) y Carvajal (m.75), de España.

Incidencias: Partido internacional amistoso disputado en el estadio de Wembley ante 83.716 espectadores.