Publicado: 30.04.2014 10:16 |Actualizado: 30.04.2014 10:16

Libertad con cargos para el socio del Villarreal que lanzó el plátano a Alves

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El joven detenido por la Policía Nacional en Villarreal por lanzar un plátano al jugador del FC Barcelona Dani Alves ha quedado en libertad con cargos tras prestar declaración ante la policía.

Así lo ha explicado hoy el subdelegado del Gobierno en Castellón, David Barelles. La detención se produjo ayer, y tras prestar declaración ante la policía el joven quedó en libertad con cargos, ha explicado.

Se le acusa de vulnerar el artículo 510 del Código Penal, relativo a aquellos que "provoquen a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones por motivos racistas", entre otros supuestos. Barelles ha explicado que las diligencias han sido entregadas al juez, que será quien determinará "si procede continuar con el procedimiento o archivar el caso". Según dicho artículo, el detenido se expone a una pena de entre uno y tres años de cárcel y multa de seis a doce meses.

El arrestado es David Campayo Lleo, de 26 años. El joven es socio del club -aunque ya se le ha retirado el carné- y delegado de uno de los equipos cadetes del club castellonense durante esta temporada, cargo del que también ha sido destituido. Dado el arrepentimiento que ya ha mostrado por lo sucedido, el club ha decidido evitar juicios paralelos y dejar el asunto en el ámbito policial.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo en el minuto 75 del partido, cuando este individuo lanzó un plátano al campo al lugar donde se encontraba el brasileño Dani Alves, un gesto que tiene connotaciones racistas. El lateral del Barça, antes de sacar un córner, cogió el plátano y se lo comió.  El apoyo que recibió el gesto de Alves fue inmediato y traspasó las fronteras del fútbol. El Villarreal, por su parte, adoptó la decisión de retirarle de por vida el carné de socio e impedirle el acceso al campo.

Sin embargo, su presidente, Fernando Roig, ha pedido que no se extrapole el acto racista de este joven a toda la afición del club amarillo. Roig afirmó este martes que condena "enérgicamente" todos los actos de violencia que se produzcan dentro o fuera de un campo de fútbol y recordó que tras lo sucedido con el bote de humo lanzado en el partido ante el Celta, el club había reforzado la seguridad en el estadio.

"Hemos depurado responsabilidades y puesto al autor en manos de la Policía y de la Justicia, además de haberlo expulsado como socio y de por vida", indicó Roig, quien reiteró que lo ocurrido es "reprobable" y añadió que tampoco le será autorizado el acceso a las instalaciones de la ciudad deportiva del club.

También insistió en que lo ocurrido ha sido una acción aislada de una persona ya identificada que no puede servir para juzgar al club, que ha puesto al culpable en manos de las autoridades. "Ahora se trata de un tema policial y creemos que no debemos ir más allá. Es un tema que dirimirá la Justicia", insistió el presidente del Villarreal, quien agregó que tiene la intención de reunirse con los grupos de animación del club para analizar lo sucedido y tomar medidas al respecto.