Publicado: 16.09.2015 17:32 |Actualizado: 16.09.2015 17:32

Llull: "Claro que pone jugar contra
un pabellón lleno de franceses"

La selección, llena de motivación tras la victoria contra Grecia, espera con ganas el duelo contra Francia. "Aquí nadie les tiene miedo, todo lo contrario", cree Felipe Reyes. Scariolo avisa: "No reduciría esto a un España contra Parker".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los jugadores de la selección española celebran ayer la victoria contra Grecia. /EFE

Los jugadores de la selección española celebran ayer la victoria contra Grecia. /EFE

LILLE (FRANCIA).- Día de recuperación en la selección española de baloncesto, después de la enorme y agónica victoria contra Grecia (73-71) en los cuartos de final y antes de medirse este jueves a Francia en semifinales. Día para prepararse y día para reflexionar con los medios sobre las sensaciones con las que llega el equipo al trascendental partido.

Hablar de Francia es hablar de muchas cuentas pendientes. Es la selección que ha apartado a España en los últimos torneos. Pasó en las semifinales del Eurobasket 2013 y pasó en el pasado Mundial en el Palacio de los Deportes en aquel partido de cuartos en el que la imagen de la selección española quedó muy dañada. A eso hay que sumar que ahora los de Scariolo tienen la oportunidad de devolver la moneda a los galos porque la fase final de este Europeo se disputa en Lille. Y por si fuera poca motivación, el que acceda la final no solo se asegura pelear por ganar el título continental sino que también se asegura una plaza fija en los Juegos de Río 2016. 



Llull: "Jugar como anfitrión puede ser un arma de doble filo. Para nosotros ya lo fue el año pasado. Íbamos a jugar la final antes de hora y al final nos quedamos en el camino. Ellos llevan un Europeo muy cómodo, ganando todos los partidos, esperemos que eso les pase factura y ganemos"

Por eso, todo el grupo destila motivación y ganas por saltar a la cancha. Nada más terminar el choque contra los helenos, Pau Gasol arengó a los suyos en el corrillo en la cancha a ganar a Francia en su propia casa. "¡Ahora a prepararnos para Francia, a ganarles aquí!", gritó a los suyos. Y este miércoles Sergio Llull hacía suya también esa consigna.  "Jugar contra un pabellón lleno de aficionados franceses y ante un gran equipo como Francia pone, claro que sí (...) Jugar como anfitrión puede ser un arma de doble filo. Para nosotros ya lo fue el año pasado. Íbamos a jugar la final antes de hora y al final nos quedamos en el camino. Ellos llevan un Europeo muy cómodo, ganando todos los partidos, esperemos que eso les pase factura y ganemos", deseó el jugador del Real Madrid ante los medios en Lille.

Además, destacó que "en una semifinal la motivación es máxima y las pequeñas molestias físicas se van a quedar en el hotel". "Sabemos que va a ser un partido muy duro. Es un reto muy bonito para nosotros intentar ganar a Francia delante de su afición", reiteró.

El menorquín apuntó que a su equipo le "ha venido bien que la primera fase haya sido tan exigente con partidos igualado para tener esa experiencia dentro del campeonato de saber jugar finales igualados", ya que, en los cuartos de final ante Grecia, volvieron a "resolver así". 

Lo que sí descartó es que en el equipo haya pretensión de venganza: "Al final en el baloncesto no puedes vivir de revanchas porque juegas tantas veces contra diferentes equipos que unas veces gana una y otras veces gana otro. Sería bonito llegar a la final, que es lo importante, y lograr la clasificación para los Juegos Olímpicos (...) Entre todos paramos a Spanoulis y entre todos vamos a intentar parar a Parker, a Batum y a todos sus grandes jugadores", animó.

Reyes: "Aquí nadie tiene miedo a Francia, todo lo contrario"

El capitán de la selección, Felipe Reyes, también ha avisado de que "nadie tiene miedo a Francia" en el equipo español. "El grito de Pau Gasol después de ganar a Grecia es la mentalidad que tenemos que tener. Aquí nadie tiene miedo a Francia, todo lo contrario, a pesar de que nos ganaron el año pasado este año venimos con muchas ganas y fuerza. Esta victoria es nuestro siguiente objetivo y lo queremos cumplir", animó Reyes ante la prensa en Lille.

"Al principio decían que estábamos mal. Ahora ya estamos en semifinales y la gente se ha olvidado de todo lo que hemos pasado hasta ahora. Si conseguimos medalla será una buena nota", añadió el cordobés, que remarcó que "lo más importante" y lo que les "daría más satisfacción" de un posible victoria sería "la plaza en los Juegos Olímpicos de Río.

Reyes: "Debemos jugar contra ellos de tú a tú sin ningún miedo, sabiendo que nosotros también tenemos muy buen equipo. Ellos son lo que tienen más que perder porque juegan en casa y les puede crear algo de nerviosismo"

"Debemos jugar contra ellos de tú a tú sin ningún miedo, sabiendo que nosotros también tenemos muy buen equipo. Ellos son lo que tienen más que perder porque juegan en casa y les puede crear algo de nerviosismo. Tenemos que salir sin nervios, defendiendo a tope como hemos hecho los últimos partidos. Si vamos así tendremos muchas opciones de ganar", analizó.

Scarilo: "No reduciría esto a un España contra Parker"

Por su parte, el seleccionador Sergio Scariolo ha apuntado que "el equipo ha crecido mentalmente y la química se ha ido reforzando" con el paso de los partidos en el Eurobasket. Y ha insistido en que la concetración será clave: "El margen de mejora está en nuestro nivel de concentración. Siempre se puede tener un despiste menos y una mente más clara a la hora de ejecutar una jugada. Conforme ha avanzado la competición he visto crecer el nivel de concentración del equipo".

El seleccionador también ha recordado que, antes de iniciarse el Eurobasket, avisó de que "Serbia y Francia estaban por encima de todos". "Y no creo que haya sido mal profeta. Al final, en un partido aislado los márgenes de los favoritos se reducen y es más fácil ganar en un choque en una serie al mejor de 10. Las opciones para ambos están ahí", explicó.

Con respecto al duelo contra los franceses descarta que suponga "una suma de duelos individuales". "Mañana juegan dos equipos y conforme más conjuntados estén más opciones tendrán de ganar. No reduciría esto a un España contra Parker", avisó Scariolo.