Publicado: 21.09.2016 17:38 |Actualizado: 22.09.2016 07:00

Mario Mola: "Nunca pensé que el triatlón fuera dramático pero lo que le ha pasado a Brownlee me hace dudar"

ENTREVISTA. Ya no adora viajar y no le queda ni tiempo para ver el cine de Ricardo Darín. Entrena como una bestia y duerme sentado. Pero es que la vida de un campeón del mundo de triatlón tampoco es perfecta: "Lo importante es encontrar algo que te haga disfrutar".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El triatleta español Mario Mola, durante la prueba en Cozumel (México), donde se proclamó campeón del mundo. /EFE

El triatleta español Mario Mola, durante la prueba en Cozumel (México), donde se proclamó campeón del mundo. /EFE

Una vida en una maleta como si fuese el título de una película. Asi también podría explicarse a Mario Mola (Palma de Mallorca, 1990), nuevo campeón del mundo de triatlón. Un hombre distinto que posiblemente entrene en un día lo que un futbolista en una semana. Pero así es la vida que le corresponde ahora, a los 26 años, acompañado a casi todas partes, hasta en vacaciones, de su querida bicicleta.

Mientras tanto, ha aprendido a quedarse dormido en los asientos de los aviones lo que demuestra que "no hay vidas perfectas. La de los triatletas tampoco lo es", añade él, hombre capaz de desdramatizar el esfuerzo, de ahorrar hoy para no arrepentirse mañana y de inspirarse siempre en las interpretaciones de Ricardo Darín. "Su coherencia me parece de ejemplo".



Pregunta. ¿A qué actor se parece usted?

Respuesta. No lo sé. No veo tanto cine. Pero sí he visto últimamente alguna entrevista con Ricardo Darín y me gustó como hablaba. Su coherencia me pareció un ejemplo. Siempre le recordaré diciendo que prefiere a la gente que no se atreve a levantar los pies del suelo, decía que le ofrece más confianza y estoy de acuerdo.

En 'Truman', su última película, ha sido una cosa inolvidable

Sí, por la que le dieron el Goya, ya lo sé, pero prefiero que no me la cuente. Sólo he visto una parte en un avión, porque me dormí. No sé del todo lo que pasó, pero la veré, quiero verla.

Entonces descubrirá la similitud entre el actor y el triatleta, esa capacidad para no desvanecerse en el drama

No sé. Nunca he pensado que el triatlón fuese dramático, aunque lo que ha pasado este fin de semana con los hermanos Brownlee te hace dudar…, nos hizo pasar muy mal rato. Pero uno no debería valorar el triatlón por esa imagen. El triatlón que yo conozco no es así. Es una prueba de que al día siguiente vas a tener una nueva oportunidad. Las decepciones sólo duran un día.

Es una manera valiente de ver la vida

¿Cómo no iba a estar feliz en los Juegos de Río si me dejé la piel en el intento? No podía hacer más. Hice lo que pude y la medalla no pudo ser"

Cada uno la ve de una forma: yo soy partidario de verla así. Al final, la alegría depende de cada uno. Yo ha habido veces en las que he perdido y he acabado tan feliz. Sin ir más lejos, en los JJOO de Río de Janeiro. ¿Cómo no iba a estar feliz si me dejé la piel en el intento? No podía hacer más. Hice lo que pude y la medalla no pudo ser.

¿No es mejor pensar que fue su primer fracaso?

No, lo máximo que puedo pensar es que ese día mi trabajo fue insuficiente. Pero era algo que podía pasar. Al final, tiene que haber gente que pierde y gente que gana, gente tan segura como los hermanos Bronwlee que casi nunca fallan y que, en realidad, son los que nos hacen mejores a los demás. Pero precisamente por eso, porque no es fácil estar a su altura.

¿Se puede comparar su presión a la de Messi o, incluso, a la de Iniesta?

"Pertenezco a un deporte pequeño en el que no me juzgan millones de personas"

De ninguna manera. Ni me imagino la presión exterior que pueden tener ellos ni creo que la eche de menos. Sé donde estoy y lo acepto, pertenezco a un deporte pequeño en el que no me juzgan millones de personas. Pero a la vez sé que me juzgo yo: la persona más exigente conmigo mismo.

“Mi conciencia importa más para mí que la opinión de todo el mundo” (Ricardo Darín)

"Yo era atleta y me gustaba el atletismo, pero sabía que ahí no tenía nada que hacer porque ese deporte está dominado por los africanos"

Muy buena, muy buena, porque es así. Uno debe estar satisfecho de sí mismo, luchar por lo que quiere. Mire, yo era atleta y me gustaba el atletismo, pero sabía que ahí no tenía nada que hacer porque ese deporte está dominado por los africanos. Busqué una salida en el triatlón porque tenía una base en la natación desde que era niño. La busqué, la he encontrado y ahí estoy…

¿Qué es lo peor de ser triatleta?

"Viajas tanto que desidealizas algo que a la mayoría de la población le encanta: viajar"

Al final, no sabes donde vives. No sabría contestar donde está mi domicilio. Viajas tanto que desidealizas algo que a la mayoría de la población le encanta: viajar. Pero te das cuenta que tus viajes se reducen a hoteles, aeropuertos, a cargar con una bicicleta y con una maleta que pesa 25 kilos con equipaje para irse a varias guerras en las que un día te encuentras un calor bestial y a la semana siguiente no puedes respirar del frío que hace. Pero esa es mi forma de ganarme la vida.

De tantas horas como pasa en el avión podría escribir un libro

Como mínimo, un buen anecdotario o un diario distinto, sí, está claro. Pero lo que pasa es que al final uno lo considera tan normal… Forma parte de mi horario laboral en el que me enfrento a cosas que no son fáciles como la de intentar quedarme dormido en una silla. Pero todo eso forma parte de mi preparación o de mi filosofía. Tengo que aceptarla. No puedo quejarme.

¿En los viajes se pueden ganar o perder carreras?

Tanto como eso, no sé. Pero sí es verdad que los pequeños detalles también suman o restan y ahí está tu capacidad para adaptarte a ellos. Eso también es talento y enfrentarte a un cambio horario de seis o siete horas y no arrastrarte por el camino no es fácil. Pero si hay gente que lo logra tú también puedes lograrlo.

El otro día leí que “es un suicidio biológico dormir pocas horas o a ritmos cambiantes”

"Yo he de ser lo más cuidadoso posible con las horas de descanso"

Estoy de acuerdo. Pero mi vida es así. Esa frase no va a cambiarla. Nadie puede hacerlo. Por lo tanto, yo he de ser lo más cuidadoso posible con las horas de descanso. Si no lo soy, no podré ganar nunca y yo quiero ganar. Me preparo para hacerlo. Estoy aquí para lograrlo.

¿No sería más cómodo dedicarse a la política?

Creo que no. Estoy contento con lo que hago y entiendo que cada uno debe dedicarse a lo suyo.

¿Acostumbra a votar por correo en las elecciones entonces?

No, no, tampoco, casi siempre me coge fuera de España. Además, estoy bastante verde en esos temas. Al final, podría equivocarme y tampoco quiero relacionar el deporte con la política. Son dos cosas distintas. No tienen nada que ver.

Una vez que he hablado con usted he descubierto que la vida del triatleta tampoco es perfecta

"Lo importante es encontrar algo que te haga disfrutar. De niño yo pensaba que sería ingeniero, arquitecto…"

Yo creo que esa vida no existe. Cada una tiene su cosa. Un trabajo por fácil o sencillo que parezca siempre tendrá algo que lo complicará. Así que lo importante es encontrar algo que te haga disfrutar. De niño yo pensaba que sería ingeniero, arquitecto… De hecho, empecé la carrera de ingeniería de obras públicas, que ha terminado mi hermano… Pero aquí me tiene compitiendo por el mundo.

¿A qué se dedican sus padres?

Mi padre a la informática y mi madre a la contabilidad.

Entonces ella pelea con los números y usted con las pulsaciones de su corazón, curioso, ¿no?

Visto así, sí. Pero al final es lo mismo. Cualquiera de los dos tratamos de hacerlo lo mejor posible, de sentirnos satisfechos con lo que hacemos, imagino que la vida no es otra cosa que eso.

Hay deportistas que cogen unas depresiones brutales

Pero es que eso también es parte del deporte. Por eso ha pasado y puede pasar. Pero mi forma de protegerme es la de tener otras ambiciones, la de formarme, la de comprender que aquí no se acaba el mundo. Uno tiene que formarse, uno tiene que ahorrar, gastar menos de lo que ingresa, formarse en ese campo… Es muy importante mantener el cerebro en marcha.

¿Qué es lo más feo entonces de ser campeón del mundo?

No lo sé. No le veo cosas feas. Al final, hagas lo que hagas, siempre habría opiniones que no serían favorables a ti. Pero, en cualquier caso, es mejor ser campeón del mundo y, sobre todo, sentirte a gusto contigo mismo. Si te dejas la piel en lo que haces no te puedes pedir más.