Público
Público

Matthäus: "Mis padres se avergüenzan de mí"

El ex internacional alemán admite que perdió el puesto de seleccionador de Camerún tras su culebrón conyugal y las infidelidades de su esposa Liliana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex internacional alemán Lothar Matthäus admite ser la vergüenza de sus padres por el culebrón conyugal e infidelidades de su esposa Liliana con un italiano, cuestión que además le costó el puesto como futuro seleccionador de Camerún.

'Mis padres se avergüenzan de mí', admite el ex jugador y ahora técnico de fútbol al semanario 'Stern', respecto a las páginas y páginas de la prensa popular que ha llenado este verano la historia de amor de su esposa por las playas de Cerdeña.

'Cuando van a la compra, en su pequeña ciudad, les vienen encima esas miradas, esas indirectas', añade Mattäus, de 49 años y actualmente desempleado, tras un largo periplo por diversos clubes y haber sido también seleccionador de Hungría.

'Cuando van a la compra, en su pequeña ciudad, les vienen encima esas miradas, esas indirectas'

Matthäus, récord absoluto como internacional alemán, y su cuarta esposa, Liliana, se han paseado además por tertulias televisivas y programas del corazón explicando cada uno su parte de la historia, lo mismo que el novio italiano de su esposa.

La cuestión afectó no sólo su esfera familiar, sino también la profesional, ya que según contó el propio ex jugador en una reciente entrevista, frustró su futuro como seleccionador de Camerún. 'Mi trabajo en Camerún se fue al traste porque la esposa del presidente, que me quería ahí, enteró de la historia', según la versión del jugador.

Matthäus, tras 15 meses sin conjunto al que entrenar, era el favorito para dirigir a los cameruneses después de la retirada de Paul Le Guen, tras la eliminación de esa selección en la primera ronda del Mundial sudafricano.

Pero la aventura de Liliana, de 22 años, con el novio italiano, de 27 años, molestó a Chantal Biya, la extravagante esposa del presidente camerunés, Paul Biya, que optó por vetarlo por considerarlo mal ejemplo.