Público
Público

"Me siento incomprendida"

Elena Rosell. Piloto. La española vuelve este fin de semana en el circuito de Aragón al Mundial en la categoría Moto 2 después de un primer intento fallido en el Gran Premio de Holanda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Elena Rosell (Manises, Valencia, 1985) no renuncia a su sueño. Cueste lo que cueste quiere competir con los mejores pilotos de motos. Después de un intento frustrado en Assen, este fin de semana intentará en Aragón ser la primera española en participar en un gran premio de un Mundial.

En Albacete probó la Moto 2 la semana pasada. ¿Qué tal le fue?

Un fin de semana muy bien aprovechado. Me he sentido con más confianza en los test y los entrenamientos. La pena fue el resultado de la carrera. Me caí.

¿Se siente preparada para el reto de Aragón?

Sí, ahora siento la moto. Tengo más tacto a la hora de dar gas o usar el freno. Yo venía de un mil centímetros cúbicos. El cambio es muy complicado. La trazada es distinta, tiendo a cerrar demasiado en las curvas.

¿La aceleraron demasiado entonces para correr en Assen?

Yo intento extraer todo lo positivo que ha pasado durante todo este tiempo. A pesar de las circunstancias en las que se dio ese fin de semana, yo me siento satisfecha con el trabajo que se hizo. Mire, a un piloto que tiene una pasión loca por las motos le dicen que va a participar en una carrera del Mundial y va con los ojos cerrados, a pesar de que las condiciones no sean las máspropicias.

¿Cuál es el objetivo?

Disfrutar de un fin de semana normal. Hacer mis entrenamientos, estar dentro de la parrilla de la carrera y luego disfrutar el domingo. Independientemente de que sea una chica, es muy difícil llegar al Mundial. Cómo es la frase esa de Roma no se hizo en un día. Yo he iniciado mi camino y espero llegar muy lejos.

¿Hay algún handicap frente al hombre?

En las categorías inferiores no hay ninguna diferencia. Cuando pasé a la mil sí que noté el cambio. Son motos muy grandes, potentes. Quizá la fuerza sea el handicap, pero también le digo una cosa. Trabajando más que los hombres se consigue estar en igualdad decondiciones.

¿Cómo se siente en este mundo?

Puede que un poco incomprendida, como las toreras, aunque también tengo que decir que cada vez la presencia de las mujeres en este tipo de pruebas se ve como algo cotidiano.

Simoncelli se opone.

Sé que hay gente así. Es una cuestión de educación, depende de los valores que te hayan inculcado en tu familia o en tu entorno.

¿Hay manera de cambiar eso?

Yo no he venido a las motos ni al Mundial para convencer a nadie. No quiero problemas ni polémicas. Trabajo para cumplir mi sueño. Lo que tenga que demostrar lo debo hacer en la pista, siendo rápida, ganando carreras. No hay más.

¿Cómo se siente después de bajarse de la moto y volver al ritmo cotidiano?

Después de las carreras te inunda una sensación de cansancio, te pesa el cuerpo. Entras en una especie de vacío. Es un estado parecido al momento en que te caes.

Cada piloto tiene su propia filosofía sobre las caídas. ¿Cuál es la suya?

Es un mal necesario. Con la caída aprendes a conocer dónde están tus límites. Vuelvo a lo de antes, la concentración. Das muchas vueltas al mismo circuito, tienes que estar en una alerta permanente. En este deporte los errores, por pequeños que sean, significan irte al suelo.