Público
Público

El milagro ni se intentó

El Villarreal empata a uno contra el Poli Ejido en El Madrigal y queda eliminado de la Copa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los aficionados hacían sus cálculos: un gol cada cuarto de hora. Total: los seis goles que necesitaba el Villarreal para remontar la eliminatoria. Algunos otros, menos metódicos, pensaban en la media docena a base de ráfagas. Todos, en cualquier caso, acudían al campo soñando con una noche histórica. Pero el sueño duró más bien poco, lo justo para percibir que quien estaba realmente enchufado al partido era el Poli Ejido.

Los de Pellegrini, al igual que sucediera en la ida, parecían eso, un poco idos. A medida que pasaban los minutos ya no estaba en juego la remontada, sino la victoria. Sobre todo después de que Molina, otra vez, adelantara al Poli tras el descanso. Franco evitó una sonrojada mayor empatando el encuentro. Eso fue todo, porque Nakor incluso falló un penalti. Ni siquiera las expulsiones de Torres y Venta encendieron los ánimos. El partido estaba bien muerto para el Villarreal, que ya salió de inicio entregado. Los almerienses consumaron el sueño del pase a octavos, mientras los de Pellegrini abandonaban El Madrigal con más pena que gloria. Mal trago copero. No hubo milagro.