Público
Público

"Fue un momento para soltarlo todo"

La celebración de Iniesta reflejó la presión que vive el grupo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A veces, un simple gesto de un jugador es la radiografía del estado de ánimo de un colectivo completo. Iniesta corrió hacia el córner después de girar el tobillo y, con un toque sutil, mandarle el balón a Bravo cerca del rincón. En la esquina, encontró el objeto ideal para desahogarse y liberar toda la presión acumulada desde la derrota con Suiza. Desde ese día, la tensión ha abrumado a Del Bosque y a sus futbolistas, que nunca imaginaron un tercer partido tan exigente.

Ese gol delicado de Iniesta parecía certificar la abrupta clasificación de España. Suave para todo como es él, le soltó un zapatazo cargado de furia y rabia al banderín. Lo dobló hasta hacer tocar la tela con la hierba. 'Se me ha ido un poco la cabeza, era un momento de alegría, pero también para soltar todo porque era una situación límite donde sólo nos valía ganar y lo hemos hecho', decía aliviado al término del partido el volante azulgrana.

Ante Chile, la sensación general del grupo es que había que cumplir con el objetivo de la clasificación para octavos por encima de todo. 'Era un partido difícil porque delante teníamos un equipo que te exige mucho. Hemos cumplido con el objetivo, a veces lo del estilo Esto es un Mundial e intentamos hacerlo lo mejor posible, pero el rival te lo pone complicado. Aun así, siempre hemos dado la cara', prosigue Iniesta.

«Se me fue un poco la cabeza», reconoció

'Ha sido el partido más serio que hemos jugado, por el rival y por lo que nos jugábamos. Hemos acabado primeros de grupo, que es lo que queríamos. Todos los días no se puede jugar de diez y menos contra Chile, que quiere el balón y es difícil quitárselo', reflexiona Busquets, al que también parecía incomodarle la exigencia de jugar bien ante una necesidad extrema. 'A partir de ahora, es cara o cruz. Nuestro mejor día fue el de Suiza y perdimos. Prefiero jugar un partido serio como el de Chile y acabar ganando', confiesa Busquets.

'Cuando se ganó la Eurocopa, también hubo partidos en los que no se jugó tan bien. Se trata de conjugar el pragmatismo con el buen fútbol. Yo no trato de alejarme de jugar bien, por favor', exclama Del Bosque. El partido de Suiza ha sido un lastre para España, hasta el punto que se ha visto obligada a relegar la estética que tanto prestigio le ha dado.

«Hubo partidos en la Eurocopa en los que no se jugó tan bien», dice Del Bosque

'Nos perturbó mucho lo de Suiza', insiste Del Bosque, que ha tenido que ejercer de psicólogo desde el día posterior al malogrado debut: 'Se trataba de no buscar culpables y aclarar que habíamos hecho las cosas muy bien ante Suiza. Definir bien es difícil, fue lo que nos falló. Había que evitar las dudas porque son muy peligrosas y tener confianza en que los jugadores que están aquí son los 23 mejores de España, que no nos habíamos equivocado'. El gol de Villa fue un alivio. 'El Guaje siempre es un seguro de vida', asegura Mata.