Público
Público

Mundial de fútbol: Y el deporte rey por fin se hizo grande

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El éxito de la selección en el Mundial de fútbol de Suráfrica fue elegido por la mayoría de los encuestados como el momento deportivo más importante del año. Tras décadas de fracasos, en los que La Roja nunca derribó la barrera de cuartos, 2010 será recordado como el año en el que España se hizo un hueco entre los grandes.

Lo cosechado en Suráfrica permite que desde julio La Roja forme parte del selecto grupo de ocho países que hasta la fecha han ganado, al menos, un Mundial. Uruguay, Brasil, Argentina, Inglaterra, Francia, Alemania, Italia y, ahora también, España. Después de 12 intentos fallidos, España conquistó en 2010 el único torneo deportivo por equipos que se le resistía. El fútbol también aporta en la generación de oro del deporte español.

Un grupo de jugadores que, dirigidos por Vicente Del Bosque, hicieron sentirse orgulloso a todo el país y maravillaron al resto del mundo con un fútbol elegante y preciosista. Casillas, Reina, Víctor Valdés, Capdevila, Puyol, Piqué, Albiol, Ramos, Arbeloa, Marchena, Xabi Alonso, Busquets, Xavi, Iniesta, Cesc, Javi Martínez, Jesús Navas, Silva, Mata, Torres, Villa, Pedro y Llorente, son los 23 jugadores que aquel el 11 de julio entraron en la historia del deporte mundial tras proclamarse campeones en Johannesburgo.

Pese a comenzar el campeonato perdiendo ante Suiza (0-1), La Roja se rehizo y ganó el resto de partidos hasta la final. Honduras (2-0), Chile, (2-1), Portugal (1-0), Paraguay (1-0), Alemania (1-0) y Holanda (1-0). La misma generación que había tocado el cielo en Viena, con la Eurocopa 2008, repitió hazaña este verano. Del Bosque continuó el trabajo iniciado dos años antes por Luis Aragonés y logró perfeccionar un grupo inigualable dentro y fuera del campo.

Desde la humildad y el buen fútbol, los 23 internacionales que viajaron hasta Suráfrica lograron firmar el momento más importante del año y, seguramente, el más ansiado de la historia del deporte español. Y es que muchos fueron los internacionales españoles que habían intentado antes, sin éxito, conquistar el galardón más prestigioso del fútbol. Unas veces por al mal juego, en otras por falta de fortuna o, incluso, por discutibles decisiones arbitrales, pero España nunca había llegado tan lejos.

Fantásticas generaciones de futbolistas sirvieron de estela para que los 23 elegidos por Del Bosque encontraran el camino mucho tiempo después. Zarra, Iríbar, Luis Suárez, Peiró, Butragueño, Guardiola, Míchel o Raúl, todos ellos simbolizan el pasado de nuestra historia, pero también el presente, porque todavía hoy muchos de ellos son los ídolos, y en su día la inspiración, de los campeones del mundo. Ellos fueron la herencia de la que los Xavi, Torres, Casillas o Iniesta han sabido sacarle un rédito desmesurado. 2010 será recordado por los españoles como el año en el que nuestro fútbol se hizo mayor. Por eso muy pocos deportistas han tenido dudas al votar el Mundial como el acontecimiento más importante del año.