Público
Público

Nadal, con más oficio que beneficio

Necesita cinco sets (6-4, 4-6, 6-7 (5), 6-2 y 6-3) para ganar al alemán Petzschner y pasar a octavos de Wimbledon

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Rafael Nadal, número 1 del mundo, ha logrado una costosísima victoria en la pista Central ante el alemán Philipp Petzschner para meterse en los octavos de final de Wimbledon al imponerse al germano por 6-4, 4-6, 6-7 (5), 6-2 y 6-3 en 3 horas y 45 minutos

Tras vencer con gran esfuerzo a su rival alemán, 41 en el ránking de la ATP, el ganador de Roland Garros y segundo favorito del cuadro, tendrá como próximo adversario al francés Paul-Henri Mathieu, verdugo hoy del tenista holandés Thiemo De Bakker.

Nada más salir de la 'Catedral', el balear reconoció que el compromiso con el germano le había resultado 'muy difícil' y elogió el 'increíble saque' de su contrincante que le obligó, tras ceder dos sets, a 'cambiar un poco de estrategia' para continuar con 'vida' en el All England Club.

También quitó importancia a los sustos físicos que sufrió el manacorense durante el larguísimo cara a cara con Petzschner, cuando el fisioterapeuta acudió a comprobar el estado físico del español en tres ocasiones: ante unas aparentes molestias en el codo izquierdo en el tercer set, y en la pierna derecha en el cuarto y quinto parcial.

Fue un partido peliagudo y plagado de altibajos para el pentacampeón de Roland Garros, en el que se notó, ya hacia el final, el visible desgaste físico y puso a prueba la habilidad del mallorquín para solventar situaciones límite, que ganó con esfuerzos el primer set, por 6-4, pero recibió una réplica contundente del germano en la segunda manga, que cedió por 4-6.

El germano, que erró más que el segundo favorito -40 errores no forzados por 18 de Nadal-, y que también requirió de la atención médica para recibir un masaje en el muslo izquierdo, seguramente echó mano a la ausencia de la presión que recae, en cambio, sobre el balear, y disputó, posiblemente, uno de los mejores partidos de su carrera.

No hubo dudas de que a Petzschner el saque le funcionó a la perfección -logró 25 'aces', mientras que Nadal metió 12-, y de que estoy a punto de dar una gran alegría a Federer al amagar con poner un abrupto punto final a la trayectoria del balear en esta edición. Sumó 63 'winners' (el español, 56) y sacó adelante puntos cruciales.

El segundo favorito, por su parte, dejó marchar pelotas fundamentales para haberse hecho la vida mucho más sencilla y echó por la borda opciones de rotura que hubieran variado el desarrollo del partido: no aprovechó dos momentos de 'break' en el segundo set, y dejó pasar otra ocasión de quebrar al alemán en el tercero.

Pero una vez más asombró su pericia para modificar guiones adversos y se las arregló para tener la última palabra frente a su oponente germano. Además, con esta victoria, el zurdo de Manacor sumó 25 victorias dentro del Gran Slam sobre hierba, en el que juega por sexta vez, tras una forzada ausencia el año pasado por una lesión en la rodilla.