Publicado: 01.05.2015 17:22 |Actualizado: 02.05.2015 08:00

"No tengo por qué
hablar en la prensa
de mis ideas políticas"

Se atrevió a plantar cara a Bielsa. No cambiaría “ni por asomo al Athletic por el Real Madrid”. Así es De Marcos, el futbolista que se niega a hablar de la independencia del País Vasco. “Yo no me meto en esos jardines”, agrega el futbolista del Athletic, que hoy se enfrenta al Atlético de Madrid (18.00 horas)

Publicidad
Media: 3.82
Votos: 17
Comentarios:
Óscar de Marcos durante un partido de la temporada pasada. - AFP

Óscar de Marcos durante un partido de la temporada pasada. - AFP

Su padre, apasionado del saxo, le contagió un amor innegociable por el Athletic. Un amor que florece en cada día de la vida de Óscar de Marcos con una lealtad extraordinaria. Por eso esta conversación es algo más que una entrevista. También es el espejo de la pasión de un joven, de 26 años, de muy buenos reflejos, incapaz de contestar al periodista una pregunta que no desea.

De ahí que nos quedemos sin saber si aboga o no por la independencia del País Vasco. Pero no pasa nada. En el recuerdo nos deja una conversación en la que reconoce la influencia de la suerte en el mundo ("no todos nacemos con un don"), recuerda el día que le plantó cara a Bielsa y siempre se negará a vivir en la inferioridad. Ni siquiera frente a sus jefes. "Tenemos la palabra para utilizarla. Es lo que nos diferencia de los animales", explica De Marcos. "Pero siempre con educación, con buena educación".



Una vez dijo que no se movería del Athletic por nada del mundo. Ni siquiera si mañana viniese el Real Madrid a buscarle.

Esta claro. Valoro otras cosas aparte del dinero. Si ganase 1.000 euros y mañana me ofreciesen 4.000 sería diferente. Pero no es el caso. Estoy valorado en el Athletic que es donde siempre soñé jugar, así que no voy a estar mejor que aquí en ningún sitio sea el Madrid, el Manchester, sea el que sea.

Eduardo Galeano definía el fútbol como "una religión sin ateos".

"Valoro otras cosas aparte
del dinero. Si ganase 1.000 euros y mañana me ofreciesen 4.000 sería diferente. Pero no es el caso"

Sí, aquí en Bilbao sí; el que ama al Athletic lo quiere con locura. Pero en mi caso voy más allá. Amo todo lo que representa al fútbol; amo el balón, amo la hierba, el vestuario…, lo amo todo. Mi padre me enseñó cuando era niño.

¿No le asusta la locura?

He tenido el placer de convivir con un loco del fútbol como Bielsa y la verdad es que no me da miedo. El primer mes tuve un conflicto con él, porque le hice saber mis ideas. Pero después fue un placer estar a su lado, admito que si le llamaban loco es por algo, pero aquí nos enseñó muchísimo, sobre todo a competir, y eso no lo voy a olvidar.

Entonces usted fue capaz de enfrentarse a Bielsa.

Sí, de plantarle cara, pero si los futbolistas tenemos la palabra es para algo. Es lo que nos diferencia de los animales. Y si la sabemos utilizar con respeto nadie nos puede acusar de nada. Pero para eso uno tiene que ser rápido de cabeza para poder defenderse.

Le voy a preguntar entonces si usted aboga por la independencia del País Vasco.

"Ahora sólo quiero hablar de fútbol, porque el tema político puede dar lugar a una mala interpretación"

Pero la diferencia es que yo no le tengo por qué contestar a esa pregunta. Si quiere otro día quedamos para tomar algo y le digo cómo pienso. Pero ahora no. No tengo por qué complicarme la vida, dar lugar a otras interpretaciones, en una entrevista en la que íbamos a hablar de fútbol.

La gente también tiene derecho a conocer a algo más que al futbolista. Pero si usted se niega supongo que está en su derecho.

¿Dónde está escrito que yo tenga que hablar aquí de mis ideas políticas? Es más, ni imaginaba que me fuese hacer esa pregunta, los periodistas de Bilbao no me la hacen.

No cabe duda de que sabe defenderse.

No sé; pero hay momentos para hablar las cosas; insisto que ahora sólo quiero hablar de fútbol, porque el tema político puede dar lugar a una mala interpretación y yo no tengo por qué meterme en estos jardines.

Es evidente que cuida su condición de personaje público.

"intento cuidarme en las respuestas. Sé que puedo tener influencia en otras personas. Sé que tengo una responsabilidad"

Sí, totalmente. Por eso intento cuidarme en las respuestas. Sé que puedo tener influencia en otras personas. Sé que tengo una responsabilidad y que hay muchos niños que se fijan en los que dicen los futbolistas del Athletic, simplemente porque de mayores ellos quieren ocupar nuestro lugar.

¿Hay algún futbolista como usted en el vestuario que no cambiaría al Athletic por nada?

No sé ni quiero saberlo, porque yo respeto cada decisión. Mire el caso de Herrera. Él era mi compañero de habitación y a menudo hablábamos de esto, pero nunca coincidíamos. Él tenía un punto de vista y yo otro. Por eso él se fue al Manchester y yo no me hubiese ido ni por asomo, ¿para qué?, si aquí tengo a la familia cerca, aquí estoy cumpliendo el sueño de toda mi vida…

También hay que conocer mundo, otras culturas.

Sí, lo acepto. Por eso respeto sus decisiones, la de Herrera como la de Llorente, que también se fue. Pero mi forma de ser no es así. Otra cosa es que el Athletic no me quiera dentro de cinco años; pero ahora, que puedo soñar con ganar aquí ese título que anhelo desde la infancia…

¿Cree que un título va a cambiar su vida?

"Tengo amigos que han terminado de estudiar en la universidad y no encuentran nada. Pero hay que esforzarse, hay que creer que uno puede tener suerte"

No lo sé, pero es mi sueño . Todos necesitamos un sueño, un proyecto en esta vida. ¿Quién no pelea por algo en esta vida? Supongo que el día que lo logre buscaré otros sueños, no quiero dejar nunca de soñar.

Hay poca gente que, a su edad, haya cumplido sueños.

Es complicado, lo sé. Tengo amigos que han terminado de estudiar en la universidad y no encuentran nada. Pero hay que esforzarse, hay que creer que uno puede tener suerte como mi hermano que ha encontrado una plaza de profesor y en un año le han hecho fijo. O yo mismo. ¿Acaso no he tenido suerte de ser futbolista? De lo contrario, no habría dejado de estudiar Empresariales y a saber dónde estaría hoy.

Al menos, usted reconoce el poder de la suerte.

Claro. Hay gente como Messi o Muniain que, a lo mejor, no la necesitan. Nacieron con un don para jugar al fútbol y tenían que triunfar sí o sí. Pero hay otros muchos como yo que sí hemos necesitado la suerte o, simplemente, jugar en cualquier parte. Siempre digo que si yo me hubiese limitado a jugar de mediapunta el año pasado no hubiese jugado ni un partido, porque Herrera estuvo espectacular. Sin embargo, yo jugué 35 de 38 partidos.

lea también...