Público
Público

"No necesito volver a entrenar para vivir, pero..."

Hasta 2008, cuando dejaba un equipo, encontraba rápido otro. Ahora ni siquiera en el extranjero le resulta fácil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde 2008, cuando dejó el Hércules, Andoni Goikoetxea sólo ha tenido una experiencia más como entrenador en el Ceuta. 'Estoy en el mercado', señala a los 56 años con la intención de aumentar su biografía como entrenador que inició como ayudante de Clemente en la selección española. Después recorrido media España ('he estado en Salamanca, Compostela, Numancia, Racing, Rayo, Salamanca o Numancia'). Eran años en los que enlazaba un equipo tras otro. Desde 1996 a 2002 siempre tuvo un banquillo. Pero ahora es imposible. 'Tarde o temprano, espero que alguien me contrate. Si surgiera algo interesante en el extranjero, también estaría dispuesto. Soy entrenador y necesito el trabajo diario'.

Llena su vida con colaboraciones de fútbol en distintos medios por lo que esta vez Goikoetxea no ha pedido el paro. 'Otras veces sí me apunté, pero ahora soy autónomo y pagó una cuota de casi 900 euros a la Seguridad Social. Me interesa que me quede una jubilación el día de mañana'. Andoni, que fue un defensa central de enorme prestigio en los ochenta, no quiere engañar a nadie. Los parados del fútbol son otra historia. Él vive en Guetxo, en una de las mejores zonas de Bilbao, y no tiene problemas para llegar a fin de mes. 'En ese sentido no soy un parado al uso. He estado muchos años en el fútbol. Además, mi mujer es médico y mis dos hijas ya se han independizado'. Es más, acepta que 'no necesito volver a entrenar para vivir, pero quiero hacerlo, es mi vida'.

Sin embargo, Goiko no es ajeno a la realidad. 'El impacto de la crisis está siendo enorme. No me hace faltra salir de Bilbao para verlo, no siquiera de mi propia familia. Tengo un sobrino de 27 años, que está conviviendo con otra persona, que es diseñador gráfico y que se ha quedado sin trabajo. Y eso por no hablar de gente mayor alrededor mío, entorno a los 50 años..., la vida no es nada fácil'.