Público
Público

Los novatos reclaman su hueco

Frente al único principiante del curso pasado, en este debutan tres, y dos nuevos equipos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lucas di Grassi estrelló su Virgin en la primera jornada. Hulkenberg marcó el mejor tiempo de la segunda con su Williams. Petrov y su Renault se codearon ayer con los grandes para situarse, al final, justo por detrás de Massa, en la penúltimo día de entrenamientos en Montmeló. A punto de comenzar el Mundial, los principiantes entran con fuerza. En Bahrein, el 14 de marzo, los tres debutarán en un Gran Premio de F 1. Son las tres caras nuevas de una parrilla que, por primera vez, contará con cuatro campeones del mundo y dos nuevos equipos, Virgin Racing y Lotus. Otros dos, Campos Meta y USF1 permanecen en el limbo, pendientes de una determinación final que les abra o cierre la puerta.

La temporada pasada, la parrilla acogió a Buomi (Toro Rosso) como único debutante. Y, a medio curso, Alguersuari (Red Bull) se estrenó comorookie del Mundial. Pero en tiempos de crisis, y pese a las reticencias de los clásicos, el elitista circo de la Fórmula 1 se ha abierto más que nunca a nuevas opciones. También aquí se necesitan recursos y una dosis de aire fresco. Así, el madrileño Andy Soucek hará su debut en la F 1 como piloto probador de Virgin, aunque no se estrene en Montmeló como pretendía. 'Nuestro caso demuestra que se puede hacer un buen equipo con 40 millones de dólares', dice Richard Branson, el patrón de Virgin. El magnate inglés ha venido a Montmeló a seguir las evoluciones de sus chicos. Y a presumir de cómo se construye un equipo barato y competitivo en un mundo que maneja cifras mareantes. La revista Forbes atribuye a Branson una fortuna de 2.800 millones de dólares.

'Demostraremos a otros equipos que pueden reducir sus presupuestos a 40 millones de dólares como estaba previsto. Será igual de emocionante sin necesidad de gastar cientos de millones para divertirse', sostiene el patrón de Virgin que, tras su paso por Brawn GP el curso pasado, ha decidido divertirse por su cuenta. 'La F1 necesita nuevos equipos, pero Ferrari ganó una batalla al asegurarse de que los nuevos no tendríamos más rodaje que ellos, que han tenido años para ajustar sus coches. No nos quejamos, pero es un poco triste que Ferrari haga eso en lugar de darnos la bienvenida; haremos este deporte más emocionante y con presupuestos más racionales', prosigue Branson.

Con todo un Mundial por delante, lo cierto es que la actuación de los novatos en los últimos ensayos ha estado a la altura. 'Normalmente, los equipos nuevos van cinco o seis segundos más lentos, aquí han ido sólo dos o tres; eso quiere decir que el campeonato tendrá un nivel muy alto', constata el heptacampeón Michael Schumacher.