Público
Público

Nowitzki sucede a Larry Bird

El alemán, primer MVP blanco desde el mítico alero de los Celtics, lidera a Dallas en su primer anillo de la NBA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde hace semanas, en Estados Unidos, circula un chiste baloncestístico con bastante mala baba: '¿Me das cambio de un dólar?, le piden a Lebron James. 'Lo siento, pero sólo tengo tres cuartos', responde la estrella de los Heat de Miami, muy criticada por su desaparición en el último cuarto de los partidos del playoff, cuando todo se decide. No fue una excepción el último encuentro de la serie final de la NBA, el mismo que coronó a Dirk Nowitzki como súper estrella y a Dallas como nuevo e inédito campeón de la liga estadounidense. En la casa de Lebron, Dallas logró la cuarta victoria sobre el Big Three por 95-105, y el pívot alemán se dio el doble placer de vengar burlas y derrotas pasadas, y la satisfacción de recoger el premio que le emparenta con Larry Bird, último jugador blanco en ser considerado el mejor baloncestista de la final (MVP).

Nowitzki, que concluyó el partido con 21 puntos y 11 rebotes, ni siquiera aguardó a que la bocina confirmara el sueño. Segundos antes de que sonara, se retiró de la cancha del American Airlines Arena de Miami camino del vestuario, se cubrió la cabeza con una toalla y se marchó solo. El alemán quiso llorar en soledad su consagración definitiva y, cuando se sintió preparado, regresó para recoger un MVP que nadie cuestiona. Nowitzki, con más de 20 puntos y 10 rebotes de promedio por partido, lideró el excelente trabajo colectivo de Dallas en la conquista de su primer anillo.

A sus 32 años, tras 13 en la NBA, después de haber perdido la final de 2006 precisamente frente a Miami y de haber sido considerado el mejor jugador de fase regular al año siguiente, Nowitzki se situó a la altura del francés Tony Parker, el único jugador europeo que había logrado el MVP en una final de la NBA, la que los Spurs ganaron en la temporada 2006-07. 'Conseguir el anillo de campeón era el gran sueño que siempre tuve desde que llegué a la NBA. Ahora sí que puedo decir que he alcanzado la meta deseada', confesó Nowitzki.

'Dirk, como Gasol y Parker, ha contribuido a cambiar el estereotipo de jugador europeo' 

'Más que el hecho de que Dirk suceda a Bird, aquí llama la atención que, en sólo cinco años, dos europeos hayan sido el MVP de la final', destaca a este diario Chris Sheridan, uno de los analistas de baloncesto más veteranos de la ESPN. 'Dirk, como Pau Gasol y como Parker, ha contribuido enormemente a cambiar el estereotipo de jugador europeo que había en Estados Unidos y que hablaba de tipos que tiraban bien, pero que, en general, eran considerados blandos', abunda Sheridan.

Nowitzki, que jugó el cuarto partido de la final con más de 38 de fiebre llamó 'ignorantes' a Wade y Lebron por mofarse de ello, ha probado todo lo contrario. 'La dureza mental de Nowitzki es incuestionable; no es casual que, en el último partido, anotara la mayoría de puntos en el último cuarto, cuando hacía falta', apunta Ettore Me-ssina, extécnico del Madrid y próximo segundo entrenador de los Lakers. 'Más allá del color, una cuestión subsidiaria, que suceda a Bird habla de su grandeza. Como él, tiene muy buenos fundamentos y un tiro muy alto que es muy difícil de defender', prosigue Messina.

'Ambos son dos excelentes tiradores, pero, a diferencia de Bird, Nowitzki actúa como un alemán: nunca da de qué hablar más allá de su juego', apunta Sheridan. 'Ha sabido esperar su momento y, como Tony Parker, ha tenido a todo el equipo a su lado', concluye Messina sobre el germano, diez veces All Star.