Público
Público

La olimpiada de los contables

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando ya tenemos encima la nominación de la sede de las Olimpiadas del 2020, llama poderosamente la atención cual es el centro del discurso que han mantenido continuamente los responsables políticos de la candidatura, encabezada por la Alcaldesa Botella.

La inmensa mayoría de los argumentos para sostener la candidatura de Madrid son para puro consumo interno: “En estos momentos de crisis necesitamos un impulso”, “Nadie puede discutir un proyecto que genere empleo”, “Podremos acometer las pocas inversiones que faltan”, “Madrid y España las necesitan”. La verdad es queda la sensación de un “por favor, por favor,….dame algo, que estamos muy necesitaos ”

Y todo esto además en una ciudad donde su Gobierno municipal ha destrozado el deporte de base, el ocio deportivo, las instalaciones de barrio, los apoyos a los clubes de todas las especialidades, donde ha desmantelado el Instituto Municipal de Deportes. El interés por el deporte de esta Alcaldía acaba cuando se coloca el último ladrillo de la obra de una constructora o cuando se apaga la cámara de la última foto en una recepción para celebrar la victoria del Madrid, el Atleti o Alberto Contador

Si el dikta del COI es positivo en Buenos Aires se buscará a toda velocidad la inversión privada para sacar una nueva camada de Cachos, Morenos, Dani Plaza, Sanchez Vicario, Peñalver, Lopez Zubero, Eli Maragall, Kiko… que nos den lustre al medallero como en Barcelona 92 y que sustituyan a los Nadal, Casillas, Gasol, Contador, Belmonte, David Cal… en el imaginario colectivo, olvidándonos una vez mas de los millones de chavales que desde los barrios de toda España se parten el alma en su pasión deportiva con el apoyo mínimo de las actuales autoridades gubernamentales

La adhesión popular a la candidatura es alta pero también hay que señalar que es menor que en las otras dos ocasiones anteriores y que además la contestación política y social ha sido bastante más amplia que en las convocatorias de 2012 y 2016. En la más reciente encuesta esgrimida en Buenos Aires, resulta muy llamativo que el apoyo de los madrileños esté ¡¡13 puntos!! por debajo del apoyo que hay a nivel de toda España (91%). Y a ello no es ajeno este discurso centrado en el aspecto contable que nos han endilgado los responsables de la Candidatura y sus jefes políticos.

Mas allá de las virtudes técnicas de la propuesta ha sido una candidatura “sin alma” muy alejada del proyecto colectivo que lideró Barcelona 92, donde la capital de Cataluña se situó en la escena mundial y lideró la articulación europea de las ciudades gracias a este proyecto global y colectivo que no sólo la transformó físicamente sino que la colocó en el terreno internacional de la gestión de las ciudades como un referente inexcusable. La descentralización a los distritos, la participación ciudadana, la planificación estratégica, los espacios comunes como lugar de encuentro de las personas, la ciudad como agente económico, el liderazgo urbano en el desarrollo local, la producción cultural… y tantas y tantas cosas que hicieron que Barcelona fuese una auténtica imagen de marca en el movimiento mundial de las ciudades

Aprovechando la crudeza de la crisis y del empleo, unas autoridades obsesionadas en la reducción de los presupuestos públicos se han instalado en el que venga lo que venga será bueno porque al menos habrá trabajo, exactamente la misma filosofía que utilizan para sostener el proyecto Eurovegas. Da lo mismo el juego de azar que el deporte, lo importante es el movimiento de tierras y las “oportunidades”. Es la reducción de los proyectos de todos  a la mera contabilización de ingresos y gastos, sobre todo de los de unos pocos. ¿Es ese el liderazgo que requiere un proyecto de estas dimensiones? Lo siento, pero escuchar los argumentos de Botella provoca rubor ajeno y esto va mas allá de la adjudicación o no de los Juegos, es la visión de estos desde la exclusiva mercantilización de los mismos, lo que nos sitúa en las antípodas de una propuesta de ilusión y de futuro.

* Enrique del Olmo, sociólogo

DISPLAY CONNECTORS, SL.