Público
Público

Pandiani se cuela entre tanto niño

El Espanyol se impone al Betis con un solitario gol del uruguayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era el anuncio de un coche: 'Jóvenes, aunque sobradamente preparados'. Algo así se podría aplicar a Espanyol y Betis después de disfrutar del partido. Quedó demostrado que en las ciudades deportivas de ambos equipos se cocinan dos de las mejores canteras del panorama español. Tuvo mucho que ver la noche en el campo de Cornellà. Para empezar, los timones están en manos de dos tipos con desparpajo y fecha reciente en el DNI. Tanto a Javi Márquez como a Beñat les está encomendado dar cuerda a lo que sus entrenadores planean en el vestuario. Tienen su parecido, buen desplazamiento en largo, le atizan con fuerza a la pelota y son dignos representantes de esa tendencia al toque.

El espanyolista empezó más entonado. Por momentos, el conjunto de Pochettino encerró al Betis en su campo. Otro pipiolo, Álvaro Vázquez rondó el gol en un par de oportunidades. Casto, a pesar de una pifia en el primer balón que tocó, despejó algunas de las dudas que le rondan desde los últimos partidos por sus prestaciones bajo la portería.

Rugía Cornellà. Es un estadio con acústica de sala de conciertos cuando el equipo embotella al contrario. No es que el campo estuviera lleno pero la sonata envolvía de una manera fantástica. El que sacó de apuros este mal rato del Betis fue Cañas. Otro de los niños que ha subido Mel al primer equipo sacó las castañas del fuego. Su alineación parecía responder al intento de darle más abrigo a Beñat mientras se disponía a repensar qué hacer la pelota. Pero en este caso fue el escudero el que le dio aire al caballero andante. Sin duda, fue el jugador verdiblanco que más balón tocó durante la primera parte. Volteó la tendencia el Betis y puso en aprietos al guardameta local.

Así que el que pidió la hora fue el Espanyol. En realidad, así resultó toda la noche, el partido se movió a ratos. Había ritmo, ocasiones, lo único que se echaba de menos era el gol.

En un partido entre tanto chaval prometedor, llegó el turno de que un carroza decidiera la suerte del resultado. Los blanquiazules recuperaron el tono después del descanso. Las ocasiones se sucedían en la portería de Casto. Merecía gol ante el paso atrás que el equipo de Mel se vio obligado a dar. Pochettino miró al banquillo en busca de alguien que le ofreciera soluciones. En la cabeza pelada, Pandiani lleva escrito el nombre de goleador. Por no necesitar, puede que no le haga falta calentar. Es ponerle dentro del área y que encuentre un remate franco para cantar el bingo. El centro de Didac era lo que andaba buscando. El remate del uruguayo picado al palo valió tres puntos.

Espanyol: Cristian; Javi López, Raúl Rodríguez, Héctor Moreno, Dídac; Forlín, Márquez (Dátolo, m. 57), Sergio García, Romaric (Baena, m. 86), Verdú y Álvaro Vázquez (Pandiani, m. 66).

Betis: Casto; Nacho (Pereira, m. 77), Mario (Dorado, m. 46), Ustariz, Chica; Beñat, Iriney, Juanma, Cañas; Santa Cruz (Tosic, m. 53) y Rubén Castro.

Gol: 1-0. M. 75. Maravilloso centro de Didac desde la banda izquierda que Pandiani remata picado de cabeza ajustado al poste de Casto.

Árbitro: Teixeira. Mostró tarjeta amarilla a Javi López, Forlín, Verdú y Beñat.

Cornellà-El Prat: 25.000 espectadores.