Público
Público

Parker, el cerebro que mueve Francia

El base ha dado excelencia a un equipo muy físico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia en los últimos campeonatos era una constelación sin rumbo. Todos los veranos acudía a mundiales y europeos con el halo de glamour que de tener varios NBA y la etiqueta de ser el equipo más físico de cada competición. Pero, en el momento de la verdad, nada cuadraba bien. Muchas estrellas, poco juego colectivo.

Este año todo parece haber cambiado. Collet ha ensamblado sus piezas y el equipo aún no conoce la derrota en la competición. España buscará hoy (17.00 h., La Sexta) desafiar esa condición inmaculada de los galos.

La clave del equipo, como no podía ser de otra manera, es Tony Parker. Superestrella en la NBA, con tres anillos en su poder, de su actitud y desempeño dependía que su equipo completase todas sus aspiraciones. Y lo está consiguiendo. El miedo se nota en los rivales, Parker es uno de los jugadores más rápidos y un prestidigitador con el balón en la mano.

'Parker está confirmando que es uno de los cuatro o cinco mejores bases del mundo. Está jugando muchísimo con mucho protagonismo, inspirando contraataques y velocidad en campo abierto, pero también está siendo muy peligroso contra defensa colocada. Jugando muy bien en bloqueo directo. Está pletórico, en un momento de forma increíble', reconocía ayer Scariolo, temeroso del potencial de Parker. El base anota más de 22 puntos de media, lo que le coloca como el tercer máximo encestador del campeonato sólo superado por Deng y Bargnani, aun no siendo un gran tirador sus porcentajes de acierto no están siendo malos.

Junto a él de Francia siempre destaca la defensa. Los galos tienen un físico propio de la NBA, controlan el rebote y siempre muestran intensidad para atosigar a los rivales. 'Están jugando con mucha energía, con mucha condición física. Tienen muchos jugadores con una gran capacidad defensiva, pueden correr el contraataque, ir al rebote. Es un equipo grande, muy grande, que está donde tiene que estar', dice Scariolo, nada sorprendido por el buen hacer de los franceses.

En esa función destaca Joakim Noah, el hijo de un mito del tenis francés, Yannick, último galo en ganar Roland Garros. Noah, que juega en los Bulls, no representa un problema fundamental cuando de atacar se trata, pero en defensa es uno de los mejores jugadores de la NBA tanto por su capacidad taponadora como por la gran cantidad de rebotes que agarra en cada encuentro.

Scariolo, a pesar de todo, no cree que en la zona haya que tener ningún complejo, España tiene a los hermanos Gasol: 'Nunca había tenido dos pívots tan dominantes en ninguno de los equipos que he entrenado'.