Público
Público

Un partido sólo digno del olvido

Francia y Uruguay se alían para aburrir al espectador sin ver puerta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En una fase de grupos los partidos se pueden afrontar de dos maneras: salir a ganar, o a no perder. A los equipos grandes, esos que entran en las quinielas, tienen la gloria marcada en su historial y no bajan la cara cuando son preguntados sobre sus aspiraciones se les exige intentar la primera fórmula, pero Francia no parece dispuesta a trabajar por ello.

Domenech tiene miedo, vive en un volcán y nunca fue un amante del fútbol que le gusta a la gente, él siempre está dispuesto a aburrir a la concurrencia. Su Francia no juega a nada, intenta contener al rival, reza porque Ribery o Anelka cacen algo y confía en que la defensa no se desajuste.

Hasta en los cambios es temeroso, no es capaz de una revolución, el sustituto nunca ofrece ataque. Sólo en los minutos finales intentaron algo, más por vergüenza que por convicción. Su mezquina propuesta, por el bien del fútbol, no debería tener éxito. Encadenan tres Mundiales sin marcar en el primer partido.

Si, además, enfrente tiene a un equipo como Uruguay, que sólo confía en sus delanteros porque el resto del equipo no sabe qué hacer con un balón en los pies, el tedio está asegurado.

En medio de esa película de terror algunos jugadores intentaron la guerra por su cuenta. Los buenos, por supuesto, que los había aunque vivan subyugados por el fútbol control. Ribery quería comerse la banda izquierda, Forlán miraba a la portería cada vez que le rondaba el balón, intentando sacar remates de la nada aunque se encontrase a kilómetros de su destino natural, el gol. Nada valió porque cuando el día sale torcido (o lo tuercen, como fue el caso) no hay de luz que disipe las sombras.

El resultado terminó siendo la definición de un horrible partido, el 0-0 no tuvo épica, ni poesía, ni emoción, sólo aburrimiento. Los aficionados franceses y uruguayos que hayan pagado un viaje hasta la lejana Suráfrica deben estar tirándose de los pelos. Dinero perdido.

Uruguay: Muslera; Victorino, Lugano, Godín, A. Pereira; M. Pereira, Pérez (Eguren, m. 87), Arévalo, González (Lodeiro, m. 63); Luis Suárez (Abreu, m. 73) y Forlán.

Francia: Lloris; Abidal, Gallas, Sagna, Evra; Govou (Gignac, m. 85), Diaby, Toulalan, Ribery; Gourcuff (Malouda, m. 75) y Anelka (Henry, m. 72).

Árbitro: Nishimura, de Japón. Expulsó a Lodeiro (M. 82) por doble amarilla. También amonestó a Ribery, Evra, Victorino y Toulalan.

Green Point: 66.000 espectadores.