Público
Público

Pascua sigue con la selección

Luz Murillo trabaja de nuevo con el entrenador que, tras ser acusado de dopar a sus atletas, la Federación suspendió

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mañana calurosa en Pozuelo de Alarcón. 11.30 horas. Dos atletas asoman por las pistas de atletismo de la ciudad deportiva municipal del Valle de las Cañas. Una es Luz Murillo, 'sujeto pasivo de dopaje' según describen los autos de la operación Galgo, becada pese a todo con 18.125 euros públicos por la Federación, seleccionada para competir por España el próximo fin de semana en Estocolmo. A su lado, protegiéndose del sol bajo un sombrero y unas gafas, arropado con un chaleco inconfundible y unos guantes negros, da instrucciones una silueta conocida: Manuel Pascua Piquera, al que Odriozola suspendió de sus funciones como técnico en nómina tras ser imputado en la operación Galgo bajo la acusación de suministrar sustancias prohibidas a sus atletas con el fin de mejorar su rendimiento deportivo.

La escena no es de recibo, pero ocurre tal cual. Y oficialmente, de hecho, no existe. La velocista de origen colombiano, sí, abandonó hace unos días y de repente, al entrenador limpio que le adjudicó en diciembre la Federación (José Luis Martínez), porque no le gustaba 'cómo trabaja los ejercicios de fuerza'. Y había desaparecido de las pistas de la Blume, donde se entrenan los atletas de élite de la selección española. Y en su lugar se había puesto a las órdenes de Rafael Blanquer, un técnico afincado a 350 kilómetros de distancia, en Valencia.

La versión oficial dice que la entrena Rafa Blanquer por correspondencia

De hecho, Gerardo Cebrián, el portavoz de la Federación, sin conocer que la atleta había sido sorprendida trabajando con el entrenador indebido, afirmó ayer a Público: 'Murillo se entrena a las órdenes de Rafael Blanquer por correspondencia. Vino a la Federación hace 15 o 20 días y comunicó que quería dejar a José Luis Martínez y cambiarse con Blanquer, eso es algo relativamente frecuente en los atletas de alto nivel. Blanquer le envía los planes desde Valencia'.

El portavoz desconocía si Luz Murillo había abandonado las pistas de la Residencia Blume. ¿Y la Federación no controla sus entrenamientos? ¿Y si volviera con Pascua? 'No, si se entrenara con Pascua, Luz se la juega'.

Pero Luz Murillo, campeona nacional de 60 y 100 metros, la mujer más rápida de España, sí se entrena a las órdenes de Manuel Pascua Piqueras, el cabecilla de la operación Galgo, el hombre imputado por articular la trama de dopaje de Eufemiano Fuentes en el mundo del atletismo. Aquella mañana del 9 de diciembre, durante la redada de la Guardia Civil, Pascua fue detenido cuando intentaba que el fondista Bezabeh se sometiera a la segunda sesión de dopaje sanguíneo con vistas a los Europeos de cross. Y la confesión consta en acta.

'Si está con Pascua, se la juega', dice la RFEA sin saber que había sido cazada

De hecho, Pascua fue inmediatamente suspendido por la Federación Española. Y se le prohibió el acceso a las pistas de la Residencia Blume. Pero ya entonces el técnico intentó seguir ejerciendo desde la Casa de Campo y colocar a uno de sus colaboradores en las pistas. Como el ardid fue denunciado por otros entrenadores, la Federación volvió a advertir a los atletas de su cuadra y les reasignó técnicos: Nuria Fernández, con Antonio Postigo; Reyes Estévez, con Luis Miguel Landa, y Luz Murillo, con José Luis Martínez.

Pero Manuel Pascua sigue aún ahí, campando a sus anchas. Luz Murillo, con la beca ADO congelada, pero financiada por la Federación, se preparaba ayer con el técnico imputado para una prueba en Estocolmo en la que competirá representando a España, la Copa de Europa de Naciones. No es la primera vez que se les ve juntos. '¡Bien, bien, bien!', le gritaba Pascua a la esposa del futbolista Perea. Al cabo de un rato, concluida la sesión, 'ahora calienta', Pascua abandonó el recinto. Unos minutos después, por un lado distinto y junto a la otra atleta, Luz Murillo desapareció.