Publicado: 07.04.2014 12:55 |Actualizado: 07.04.2014 12:55

Pistorius, en el juicio: "Sólo estaba tratando de proteger a Reeva"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El atleta Oscar Pistorius comenzó este lunes su declaración ante la jueza Thokozile Masipa, que le juzga por el asesinato de su novia, Reeva Steenkamp, con una disculpa emocionada ante la madre y otros miembros de la familia de la víctima, presentes en la sala. Pistorius aseguró que disparó cuatro veces a través de la puerta cerrada de su baño en la madrugada del día de San Valentín creyendo que la estaba defendiendo de un intruso. "Simplemente estaba tratando de proteger a Reeva", dijo al tribunal, su voz temblorosa por la emoción.

En su esperada declaración, Pistorius, dijo "no poder imaginar el dolor" que la familia sufre por la pérdida de Reeva Steenkamp. "Todas las mañanas cuando me levanto sois las primeras personas en las que pienso, por las que rezo", manifestó Pistorius con voz muy emocionada y apenas audible, dirigiéndose al banco del tribunal Superior de Pretoria que ocupa la familia Steenkamp.

Llamado a declarar como segundo testigo por la defensa, Pistorius continuó su testimonio relatando que, desde que matara a Steenkamp, toma antidepresivos y pastillas para dormir, ha perdido peso y le cuesta dormir por las noches. "Tengo pesadillas terribles, me despierto y siento olor a sangre", explicó el deportista paralímpico sudafricano.

A preguntas de su abogado, Barry Roux, Pistorius, de 27 años, prosiguió recordando su infancia y cómo le fueron amputadas las dos piernas con menos de un año, debido a que nació sin las fíbulas o peronés en sus dos extremidades inferiores. Pistorius (el segundo testigo llamado a declarar por la defensa después del experto forense Jan Botha) rememoró incidentes relacionados con su condición de discapacitado, en los que sufrió abusos por parte de otros alumnos en el colegio. El corredor mencionó también el miedo a atracos en su domicilio con el que vivía su madre, Sheila, que falleció cuando él tenía 15 años, así como las constantes ausencias del padre, Henke, que no ha acudido al Tribunal Superior de Pretoria desde que comenzara el juicio el 3 de marzo.

Antes de su declaración, Pistorius, que se convirtió en los Juegos de Londres de 2012 en el primer atleta con las dos piernas amputadas en competir en unas Olimpiadas, lloró y casi vomita en una cubeta el lunes durante el testimonio gráfico forense de su juicio. Mientras la primera testigo de la defensa, la patóloga forense Jannie Botha, describía las múltiples heridas de bala que sufrió Steenkamp, el velocista olímpico y paralímpico de 27 años estaba sentado en el banquillo con la cabeza entre las manos.

Convulsionado por los sollozos vomitó ocasionalmente en un cubo de plástico, como ocurrió en sesiones anteriores el pasado mes cuando el tribunal escuchó los detalles de la autopsia de Steenkamp y se revisaran las fotografías del cuarto de baño ensangrentado.