Publicado: 07.10.2015 10:49 |Actualizado: 07.10.2015 10:49

La plantilla del Real Madrid empieza a cuestionar los métodos de Benítez

Las duras críticas de Sergio Ramos respondiendo a Benítez se deben a que el capitán considera que se han vulnerado los códigos internos del vestuario. Además, la plantilla no acaba de compartir los sistemas tácticos del técnico madrileño, sobre todo tras el derbi.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Benítez saluda a Cristiano, junto a Ramos, en el homenaje que le hizo el lunes el Real Madrid al portugués. /EFE

Benítez saluda a Cristiano, junto a Ramos, en el homenaje que le hizo el lunes el Real Madrid al portugués. /EFE

MADRID.- La comparecencia de Sergio Ramos a su llegada este martes a la concentración de la selección ha provocado el primer gran terremoto de la temporada dentro del Real Madrid. El capitán madridista no se mordió la lengua a la hora de responder a las palabras de su entrenador Rafa Benítez, quien horas antes había hablado en la Cadena Ser y la Cadena COPE sobre el error del sevillano que propició el penalti en el derbi ante el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón. En dichas afirmaciones Benítez fue directo a la hora de hablar del error del sevillano. "Lo que más me cabreó fue el error de Ramos, no tiene que arriesgar un pase innecesario".

Sergio Ramos, lejos de rehuir la polémica y dejar pasar como algo ocasional la situación, echó más leña al fuego señalando directamente al técnico madrileño. Textualmente dijo que “igual que se puede hablar de mi fallo, también se puede hablar de los cambios del mister”, llegando incluso más lejos en sus manifestaciones al lanzar el mensaje de “lo que tenga que decir supongo que me lo dirá cuando me vea” e incluso afirmando “que el error no tuvo nada que ver en el resultado. Todos aprendemos de los errores. Todos aprendemos de los errores, los jugadores y los entrenadores…El Madrid es esto, igual que se habla de mi error se hablará de los cambios del entrenador. Para lo bueno y para lo malo hay que estar preparado, y quien no lo esté que cambie de equipo o de profesión”.



Pues bien, detrás de este intercambio de mensajes y especialmente del enviado por el actual primer capitán del Real Madrid se lee clarísimamente el descontento del jugador y de parte de la plantilla por lo que consideran una ruptura clara de los llamados códigos del vestuario. Los que establecen que todos los problemas que existan, puntos de vista distintos, diferencias entre el técnico y los jugadores, deben lavarse siempre dentro, en la más absoluta intimidad pero nunca jamás airearlos al exterior y menos aún en los medios de comunicación.

Y eso es precisamente lo que consideran que ha hecho Rafa Benítez al realizar esas declaraciones el pasado domingo en los dos programas nocturnos de la noche. Y menos aún poniendo nombre y apellidos a aquellos que han cometido los errores o que no han actuado correctamente. Cualquier cosa que haya que decir, debe hacerse cara a cara con el jugador.

A Sergio Ramos no le ha gustado que Benítez aireara su error contra el Atlético en dos radios

Eso explica también el mensaje implícito que Ramos transmitió ayer a la prensa a su llegada a la Ciudad Deportiva de las Rozas donde asevera que “supongo que me lo dirá cuando me vea”. Según informa Radio MARCA, esas explicaciones o este conato de incendio entre el capitán y el entrenador madridista estaría ya medianamente zanjado después de la conversación telefónica que ambos han mantenido en las últimas horas. Conversación donde el capitán le ha trasladado ese mensaje claro al nuevo técnico del Real Madrid: cuando exista cualquier problema o no esté de acuerdo con algo, que se lo diga directamente a la cara antes de hacerlo público.

Primero fue Cristiano y también ahora está molesto Benzema

Benzema también se mostró molesto con Benítez por ser sustituido y por el sistema usado en la segunda parte del derbi

Pero Sergio Ramos no es el único jugador que actualmente está molesto con Rafa Benítez. El otro es el francés Karim Benzema. En este caso no se debe a manifestaciones públicos, sino al cambio realizado en el Vicente Calderón cuando el técnico madridista decidió sustituir al francés, máximo goleador de la competición con seis goles en seis partidos. Un descontento que Benzema si dejó patente en los medios de comunicación con sus declaraciones nada más finalizar el derbi madrileño. En ellas venía a mostrar claramente su descontento con el sistema táctico empleado en la segunda parte donde el Real Madrid se echó atrás con el 0-1 de ventaja cediendo todo el control al Atlético de Madrid.

A los desencuentros actuales con Benzema y Sergio Ramos hay que sumar el que tuvo lugar con el mismísimo Cristiano Ronaldo nada más llegar Rafa Benítez al Real Madrid. Desencuentro que volvió a avivarse hace unas semanas cuando Rafa Benítez afirmó textualmente que “no puedo decir que Cristiano Ronaldo es el mejor jugador al que he entrenado”. Palabras que originaron otro incendio obligando al técnico a tener que dar marcha atrás, hasta el punto de comparar a Cristiano con Pau Gasol y considerarlo actualmente como "el único indiscutible en el Real Madrid". Otro jugador con el que también ha tenido algún que otro roce es con el canterano Jesé.

No acaban de compartir sus planteamientos tácticos

Y en el fondo de toda esta cuestión, además de estas reacciones puntuales rompiendo los famosos códigos del vestuario, se esconde un cierto descontento dentro del vestuario madridista sobre el planteamiento táctico que Rafa Benítez enseña en los entrenamientos y posteriormente pone en práctica en los encuentros. Una forma de concebir el fútbol que parece que no acaba de encajar dentro del vestuario de los jugadores.

Este fútbol más defensivo que enseña Benítez, que exige un esfuerzo colectivo total y que sacrifica en algunas ocasiones el espectáculo o un juego más abierto, ofensivo o dinámico; no termina de calar en los jugadores

Este fútbol más defensivo, que exige un esfuerzo colectivo total y que sacrifica en algunas ocasiones el espectáculo o un juego más abierto, ofensivo o dinámico; no termina de calar en los jugadores. Algo que también ha quedado claramente de manifiesto tras lo sucedido el pasado domingo en el derbi ante el Atlético de Madrid. Descontento que, como comentábamos anteriormente, han dejado abiertamente patente el propio Sergio Ramos al referirse a los “cambios” realizados por el entrenador o Karim Benzema al hablar de sistema táctica empleado durante la segunda mitad.

El primer paso para calmar la situación está dado con esa conversación entre capitán y entrenador. Ahora sólo falta que se apacigüen las cosas en cuanto a las diferencias tácticas. Algo a lo que puede contribuir este parón por las selecciones y el hecho de que la gran mayoría de internacionales están actualmente repartidos por medio mundo y no volverán a la disciplina del club blanco hasta el martes o miércoles de la próxima semana.