Publicado: 09.01.2014 17:06 |Actualizado: 09.01.2014 17:06

La Policía investigará el asalto ultra al palco del Racing

Un vigilante de seguridad que recibió el impactó de una silla metálica ha interpuesto una denuncia. El presidente y el consejero del Almería sufrieron lesiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía Nacional abrirá una investigación para esclarecer el asalto de los seguidores radicales del Racing de Santander al palco de El Sardinero durante el partido de Copa del Rey contra el Almería (1-1), durante el que resultó lesionado un vigilante de seguridad por el impacto de una silla metálica en la cabeza.

La Jefatura Superior de Cantabria ha informado este jueves en un comunicado de que el vigilante sufrió una herida en el cuero cabelludo que precisó de varios puntos de sutura y a última hora de esta mañana ha interpuesto una denuncia. Una vez recopiladas otras posibles denuncias por los incidentes en el palco de autoridades de los Campos de Sport, se iniciará una investigación para "el total esclarecimiento de los hechos y la depuración de las responsabilidades oportunas".

Según el relato de la Policía, poco después del comienzo del segundo tiempo, alrededor de las 23.05 horas, unos cincuenta jóvenes "iniciaron una veloz carrera" para desplazarse desde la localidad que ocupaban en la preferencia norte hasta la tribuna principal, saltando las vallas que delimitan las dos zonas, en dirección al palco, que estaba ocupado por los directivos de ambos equipos y otras personas.

Añade que en el momento de "detectar este movimiento", efectivos de la Policía Nacional que desarrollan funciones de seguridad conforme a lo establecido en la Ley del Deporte, junto con el grupo de vigilantes de seguridad contratados por la sociedad anónima deportiva, "se desplazan a la mayor brevedad posible a las inmediaciones del palco, logrando paralizar lo que se había convertido durante unos minutos en el objetivo de estos individuos que arrojaron todo tipo de efectos -ceniceros, mecheros, esputos, sillas metálicas- contra las personas que se encontraban en dicho palco".

Antes, tanto el Gobierno de Cantabria como el Ayuntamiento de Santander expresaron su rechazo a lo que ocurrido anoche. Tanto el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, como el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, han manifestado, en declaraciones a los periodistas, que comprenden que los aficionados puedan estar molestos por la situación que vive el Racing pero han subrayado su rechazo al uso de la violencia para expresar ese malestar.

El presidente ha dicho que entiende "el malestar de muchos de los aficionados del Racing" pero no puede "dar por buena" la actitud que mostraron ayer "algunos o unos pocos". Diego ha reprobado el proceder "totalmente inadecuado" de quienes asaltaron el palco al comienzo de la segunda parte del encuentro para insultar y tratar de agredir al presidente del club. Para el alcalde, una cosa es "el legitimo posicionamiento que tengan los aficionados ante una situación que nunca debiera haberse producido" y otra "el recurso a la violencia que en ningún caso puede ser aceptado y, al contrario, debe ser condenado".

Por su parte, la UD Almería ha denunciado que su presidente Alfonso García recibió "golpes en los brazos" y que el consejero Luis Guillén sufrió "un corte en una muñeca" en el Palco de El Sardinero, así como "lanzamiento de butacas y ceniceros" durante los incidentes. "Los representantes del Almería, el presidente Alfonso García, que estaba acompañado por su mujer, los consejeros Luis Guillén y Juan Carrillo, y el director deportivo Alberto Benito, vivieron unos momentos realmente difíciles y comprometidos. Incluso tuvieron que repeler los lanzamientos de las butacas y ceniceros con los brazos. El presidente sufrió golpes en los mismos y el consejero Luis Guillén un corte en una muñeca", denunció el Almería un día después de los hechos.

El presidente del Almería, Alfonso García, mostró su sorpresa por lo ocurrido en Santander. "Jamás hubiera imaginado que algo así pudiera ocurrir. Llevo doce años en el fútbol, he podido ver más de cuatrocientos partidos en un palco y la verdad es que nunca he vivido una situación así. No entiendo cómo se puede reaccionar de esta manera", señaló.