Publicado: 27.09.2015 19:25 |Actualizado: 27.09.2015 19:25

El Real Madrid conquista el repóker de títulos

Los blancos remontan la desventaja del primer partido y vencen el segundo (91-79) al Baurú brasileño. Suma la Supercopa, la Copa del Rey, la Euroliga y la Liga Endesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Llull intenta una canasta durante el partido. EFE/Sebastião Moreira

Llull intenta una canasta durante el partido. EFE/Sebastião Moreira

El Real Madrid ha remontado este domingo el punto de desventaja y se ha proclamado campeón de la Copa Intercontinental tras ganar al Baurú brasileño (91-79) en el segundo asalto para conquistar el repóker de títulos en una temporada brillante que arrancó en Vitoria con la Supercopa frente al Barcelona y que continuó con la conquista de la Copa del Rey, Euroliga y Liga Endesa.

Liderados por Jayce Carroll y el balear Sergio Llull, con 19 y 21 puntos respectivamente, el equipo de Pablo Laso ha sumado el quinto trofeo de la Copa Internacional de su historia --tras las ganadas en 1976, 1977, 1978 y 1981-- para completar una gesta histórica.

La herida que abrió el exmadridista Rafael Hettsheimeir en el primer partido la suturó rápidamente el Real Madrid erigiéndose como el principal protagonista del partido. Arrolló desde el inicio con un parcial de 12-3 que supuso una bofetada para el campeón americano. Despertó, tras cinco minutos sin anotar, mediante su base Ricardo Fischer y Hettsheimeir, que activaron al equipo brasileño desde el perímetro para mantener una distancia prudencial en el electrónico.



Las decisiones del trío arbitral desesperaon a un Pablo Laso al que le pitaron técnica por las continuas protestas. En medio del fuego que creció en el Gimnasio Iberapuera apareció el argentino 'Chapu' Nocioni para apurar la posesión final y lograr un triple con el que cerró el primer cuarto con nueve arriba a favor del Real Madrid.

Tiró de orgullo el conjunto blanco durante el segundo cuarto, aunque sin Sergio Rodríguez tras ser expulsado por una técnica descalificante por hacer un gesto a los árbitros. El Real Madrid fue incapaz de corregir --a pesar de contar con un Gustavo Ayón que bloqueó constantemente a Hettsheimeir-- esos "errores de marcaje" que sostuvo Laso tras la primera serie y Fischer lo aprovechó a base de triples para reducir la ventaja.

Aspiró el Baurú a la remontada y se topó con un gigante Jaycee Carroll que, con 17 puntos en los dos cuartos, estiró la diferencia con los tiros libres para marcharse al descanso, otra vez, con nueve puntos de diferencia.

Tras la reanudación, intercambio de golpes constante que terminó por ser favorable para el Real Madrid. Al esloveno Doncic no le pesaron los anillos por sus 16 años como para dirigir el juego del equipo blanco. Llevó la batuta y robó un balón clave con el que asistió Gustavo Ayón para completar una perfecta transición con la que los merengues pusieron otros nueve arriba al término del tercer parcial.

Al Baurú no le sirvió de nada el acierto de Alex García en el decisivo cuarto anotando dos canastas desde dentro de la zona. Encadenó tres triples de forma consecutiva el Madrid, por medio de Thompkins y un excelente Sergio Llull, para lograr la mayor diferencia de puntos del partido y noquear al campeón de América.