Publicado: 30.04.2014 11:17 |Actualizado: 30.04.2014 11:17

El Real Madrid rompe la maldición de Múnich y alarga la del campéon

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Real Madrid consiguió romper este martes la maldición el Allianz Arena después de vencer ante el Bayern de Múnich (0-4) en la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones, un resultado que supone la primera victoria de la historia del equipo blanco ante el muniqués como visitante y que envió directamente al Real Madrid a la final de la Liga de Campeones que se disputará el próximo 24 de mayo en Lisboa.

Alemania históricamente siempre ha sido un 'territorio maldito' para el conjunto blanco, que hasta esta temporada sólo había ganado en una de las 25 visitas a los campos germanos. Pero este año, de las tres visitas que ha hecho a Alemania, ha vencido en dos: 1-6 al Schalke 04 y, sobre todo, el 0-4 de este martes.

La estadística no es positiva en las casas del Bayern, el Olímpico de antaño y el Allianz Arena actual, donde el equipo madridista sólo tenía hasta este martes como bagaje positivo el empate a un gol en la ida de los octavos de final de la 'Champions' que le valió para luego clasificarse para la siguiente ronda al ganar 1-0 en el Bernabéu. A ese empate, se le unió desde este martes la victoria por 0-4.

De los otros ocho resultados cosechados en Múnich, el más repetido es el 2-1. Este fue el marcador que se dio en la ida de las semifinales de 2011-2012, en la vuelta de los octavos de 2006-2007, con pase para el Bayern que había perdido 3-2 en la ida, en la ida de las semifinales de 2001-02, con remontada en Madrid (2-0), y en la vuelta de las semifinales de 2000-2001, con clasificación bávara, y de 1999-2000, con billete de finalista para el Real Madrid.

Además, el equipo español sufrió dos severas goleadas en el antiguo Olímpico, el 4-1 en la ida penúltima ronda de la Copa de Europa, con el partido recordado por el famoso pisotón de Juanito a Matthaus, y un 4-2 en la segunda fase de grupos de la Liga de Campeones de 1999-2000. En este partido y en la ida de los cuartos de la Copa de Europa de 1986-87 (3-2) han sido las únicas veces que ha marcado más de un gol.

Por el contrario, en el primero de sus 'clásicos' continentales, el Bayern de Beckenbauer, Maier y Muller, entonces dominador en Europa, ganó por 2-0, dejando en nada el 1-1 de la ida en la capital español, y siendo la única vez que no marcó como visitante.

Pero además, el Real Madrid también alargó la maldición del campeón en una competición que ningún club, desde que se creó el actual formato europeo, ha conseguido ganar dos veces consecutivas. El Bayern de Múnich tenía una oportunidad de oro para intentar repetir título el próximo 24 de mayo en el Estadio de La Luz de la capital portuguesa. Estaba ante una opción histórica, pero el equipo que entrena el italiano Carlo Ancelotti se cruzó por el camino para dejar a los alemanes sin opciones de conseguir un registro inédito.

Desde que la Copa de Europa paso a denominarse Liga de Campeones en el curso 1992/93, ningún club ha conseguido ganar el trofeo dos veces seguidas.

Algunos estuvieron a punto de conseguirlo, como el Milán, que llegó a tres finales seguidas entre las campañas 1992/93 y la 1994/95. Sólo ganó una, al Barcelona 4-0, y no tuvo el honor de ser el primero en repetir. También encadenó dos finales el Ajax, en las temporadas 1994/95 y 1995/96. Consiguió la primera tras derrotar precisamente al Milán y perdió en la segunda ante el Juventus, que cayó las dos campaña siguientes en las finales, frente al Borussia Dortmund y el Real Madrid.

Años después, el Manchester United, pudo conseguir los dos entorchados consecutivos tras alzar la Liga de Campeones en la 2007/08, pero un año después el Barcelona se cruzó en el camino de los ingleses en la final. Ahora se ha quedado en el camino el Bayern de Múnich. El Real Madrid ganó 0-4 y jugará su primera final después de doce años sin alcanzar una. Si la gana, la próxima temporada tendrá la oportunidad de convertirse en el primer equipo en la historia de la Liga de Campeones que gana dos seguidas.