Público
Público

"Que Rosell me demande, eso sí que es juego sucio"

Marc Ingla. Uno de los cuatro candidatos. Fue vicepresidente de márketing y luego deportivo con Joan Laporta. Se dice más continuador que Jaume Ferrer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sus planes iniciales le reservaban un papel secundario al lado de Ferran Soriano. Pero la renuncia final del presidente de Spanair a encabezar la autodenominada candidatura centrista convirtió a Marc Ingla en uno de los cuatro aspirantes a suceder a Joan Laporta al frente del Barcelona. Con cuatro ex vicepresidentes de la junta de 2003 en el grupo, se presenta como la opción realmente continuadora, frente al 'rupturismo' de Sandro Rosell.

¿Por qué quiereser presidente?

Porque llevo al Barcelona en la cabeza y en el corazón, y me he dejado la piel en las oficinas del club unos cuantos años.

Se presentó como una candidatura centrista, moderada, pero es quien más está atacando.

El socio merece explicaciones de los candidatos y, cuando veo que el favorito rehúye explicar las cosas, lanza balones a la grada y pierde el tiempo, me inquieta. No me preocupa que gane, sino que la próxima directiva sea honesta y transmita veracidad al socio.

¿No considera su campaña demasiado agresiva?

Hemos salido a ganar el partido desde el primer minuto. Lo más agresivo de esta campañaes que un candidato me ha demandado. Un hecho único, histórico, en una campaña. Para mí, eso sí que es juego sucio. Me he sentido muy indefenso y por eso salí a defenderme, con pruebas públicas del Ministerio de Justicia de Brasil.

¿Se siente cómodoen este papel?

Yo soy un hombre de concordia, me gusta el diálogo y construir, soy ingeniero. Pero lo hago por el Barça: si hay un candidato que se esconde, que parece que esconda cosas, es bueno que se explique. Con Rosell, me sale más el espíritu de socio que el de candidato.

Pero insiste en el mensaje del miedo respecto a Rosell.

Es que la propuesta de Rosell es rupturista. Se enfrentó a Begiristain, a Rijkaard, a Cruyff. Cuando nombramos a Guardiola no le oí decir ni media palabra en positivo o de reconocimiento a la decisión. Dice que hablará con Txiki, ¿quién se cree que tendrá la cortesía de llamarlo? Sale el nombre de Gratacós, de otros técnicos de su confianza Que diga que no cuenta con él, que no eluda la verdad, sólo lanza vaguedades y ambigüedades.

¿Es su estratagema porque ustedes salieron a la palestra demasiado tarde?

No lo creo; esto está apasionante. Llegamos a tiempo para que este proyecto moderado y central aporte la máxima experiencia. El socio ha estado inmerso en la competición y ahora toca aclararse.

¿No ocupa Soriano demasiado espacio?

Siempre es así: en todas sus actividades empresariales también. Cada uno tiene su rol, el liderazgo de Soriano es innegable y yo no voy a hacer más que potenciarlo porque es un lujo para el club que Ferran esté en una candidatura.

¿Descarta la fusión con el grupo de Jaume Ferrer?

La descartamos totalmente. Cada grupo ha tomado una inercia distinta. Incluso físicamente es imposible, porque ya tengo el equipo lleno.

Siempre alude a Begiristain como secretario técnico. ¿Ha hablado con él?

Sí. Tengo muy buena relación con él, trabajamos muy bien juntos. Él, con la parte técnica, en la que no daba mi opinión, y yo, en la parte ejecutiva. Hay que animarlo, lleva siete años en un proyecto muy marcado por Laporta y entiendo que ahora es un cambio. Pero Pep y Txiki trabajan muy bien juntos y lo más positivo es que siguiera así. Y si no puede ser, me comprometo a decidir quién será el próximo secretario técnico tras hablar con ellos.

¿No es darle demasiado poder a Guardiola en cuestiones que tendría que decidir la directiva?

Guardiola es un referente de trabajo y de ADN Barça, y ha adquirido un peso específico en el modelo que va más allá del que pensamos en su momento. Quiero un secretario técnico con el que Pep esté cómodo. No quiero que se rompa este ecosistema que bebe de la filosofía de Cruyff.

¿Su discurso no se parece demasiado al de Laporta?

Han sido siete años muy buenos y en nuestro grupo están los cuatro vicepresidentes que más peso han tenido en este proyecto. Es normal que el discurso sea bastante simétrico. Pero las formas serán diferentes porque tenemos experiencia y energía para mejorar las cosas.

¿Qué no repetiría?

La sobreutilización que Laporta ha hecho del cargo y el poner las ideologías personales como valores de referencia del club. Los nuestros serán de una catalanidad de-sacomplejada pero inclusiva. Nadie en el Estado españolpuede pensar que por no ser catalán no puede ser barcelonista.

¿Les ha hecho Laporta el trabajo sucio con sus ataques a Rosell?

No lo sé, tiene una manera muy genuina de hacer las cosas. Yo le deseo la mejor salida del club. Ha sido el presidente del renacimiento de la entidad y tiene que salir con todos los honores.