Publicado: 11.11.2016 11:48 |Actualizado: 11.11.2016 11:48

La selección de fútbol de EEUU
recibe a México en plena conmoción por la irrupción de Trump

Los eternos rivales se miden en el arranque del Hexagonal final de clasificación para el Mundial 2016 en Ohio, estado que resultó clave en la victoria del magnate. Sus insultos hacia los mexicanos y su promesa de levantar un muro marcan el partido. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Jugadores de la selección de México durante un entrenamiento ayer en el Mapfre Stadium de Columbus (Ohio). /EFE

Jugadores de la selección de México durante un entrenamiento ayer en el Mapfre Stadium de Columbus (Ohio). /EFE

COLUMBUS (OHIO).- Caprichos del fútbol y del destino. Tan solo tres días después que el excéntrico multimillonario Donald Trump hiciera temblar los cimientos de la política en EEUU alzándose como el nuevo presidente, la selección de fútbol de EEUU recibe a la de México. Un duelo que, lógicamente, está marcado por los reiterados insultos y mensajes despectivos de Trump hacia el pueblo mexicano durante toda su campaña electoral y la promesa de levantar un muro entre ambas fronteras para frenar la llegada de mexicanos a terreno estadounidense.  

Esta madrugada (02:00 hora española) ambas selecciones darán inicio al Hexagonal Final de la Concacaf camino del Mundial de Rusia 2018, que clasifica a tres más uno en la repesca, en el Mapfre Stadium de Columbus (Ohio). Otra casualidad que sea precisamente en uno de los estados que resultó clave en la victoria electoral de Trump donde se dispute el clásico choque entre los eternos rivales de Norteamérica. Un encuentro en medio del momento más tenso entre ambas naciones que se recuerda en décadas.



Por todo ello, el seleccionador estadounidense, el alemán Jurgen Klinsmann, ha querido rebajar el tono asegurando que "lo que mañana vamos a jugar es un partido de fútbol lleno de emoción y entusiasmo, pero un evento estrictamente deportivo".

"Todos estamos mentalizados para enfrentarnos a un gran rival, el más difícil del grupo, y por lo tanto debemos comenzar de manera positiva", destacó Klinsmann. "No tengo ninguna duda que vamos a luchar por la victoria, es en lo único que pensamos".

Klinsmann asegura sentirse invadido por el entorno especial que siempre genera un duelo entre las selecciones de Estados Unidos y México, como el último que protagonizaron en el Rose Bowl de Pasadena, donde su equipo lo perdió y se quedó sin la participación en la Copa Confederaciones Rusia 2017.

"Estoy emocionado de regresar aquí, de regresar a este tipo de enfrentamientos contra México. Tengo aún frescas las sensaciones de 65.000 y 30.000 estadounidenses en el Rose Bowl, pero esta vez tendremos un estadio lleno a favor nuestro, empujándonos con sus sentimientos y su energía". valoró Klinsmann.

Por su parte el seleccionador mexicano, Juan Carlos Osorio, también resaltó que el equipo esta listo para ganar a Estados Unidos y además romper la mala racha de la maldición que pesa en los partidos que han disputado en Columbus, donde no han podido ganar ninguno de clasificación mundialista. Hasta en siete ocasiones se ha visto derrotada la 'Tri' en Columbus, además por el mismo resultado, 2-0.

Un tridente mexicano temible

Osorio basó su confianza en el hecho que no sólo están preparados para ganar sino que además cuentan con una plantilla en la que están los "mejores jugadores". Especialmente, Osorio está confiado en la gran calidad que hay cuando se habla del ataque de la selección de México, que considera es de mayor calidad que la que posee Estados Unidos.

"Por primera vez convocamos a todos los jugadores que están por fuera, los 13 de Europa más Giovani Dos Santos, porque todos están en progresión positiva, y eso se debe a la presión que han tenido para mejorar al ver que hay otros profesionales que hemos llamado y que luchan también por el puesto", destacó Osorio.

Y es que el tridente que podrá alinear esta noche Osorio es temible. Junto a Dos Santos, estarán Chicharito Hernández, que vive una segunda juventud en el Bayer Leverkusen, y Carlos Vela, que está rindiendo a un grandísimo nivel en la Real Sociedad. Mientras, Klinsmann tendrá que suplir la sensible ausencia del capitán Clint Dempsey. Para ello contará con Bobby Wood, el delantero del Hamburgo, Christian Pulisic y a Jozy Altidore.