Público
Público

Tello, un extremo de los que casi no hay

Guardiola halla en su última apuesta recursos que no tenía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dicen los que le conocen que, fuera de la cancha, Cristian Tello (Sabadell, 1991) es un chaval tímido y discreto; que no le gusta alzar la voz ni ejercer de líder, que lo suyo es trabajar e ir al grano. Cuentan también que es de esos muchachos que necesitan la confianza del entrenador para ponerse la piel de jugador y, con un balón de por medio, convertirse en el futbolista 'descarado' que, con 20 años, comienza a moverse en el mejor Barcelona de la historia con la misma naturalidad que exhibe en el filial azulgrana.

Es así desde hace poco más de una semana, cuando Pep Guardiola, acuciado por las bajas en ataque (Villa, Pedro, Iniesta, Afellay y el tocado Alexis), decidió recurrir a Tello para intentar agitar los últimos instantes del trabado partido ante el Villarreal (1-1). En apenas 15 minutos, el joven extremo acaparó el protagonismo ofensivo y confirmó las buenas sensaciones que ya había dejado en el partido de Copa ante L'Hospitalet y reafirmó el sábado ante la Real. 'Tello tiene una velocidad espectacular y nos da un tipo de juego diferente, más verticalidad', expone Alves. 'Es un extremo puro, tipo Barça, de los que salen pocos', añade Valdés.

Tan pocos que, como él, ahora mismo, no hay ninguno. Eso sostiene Carles Martínez, que lo entrenó cuando era juvenil B y el Barça decidió cederlo a la Damm para que se curtiera. 'Tello tiene dos características que lo hacen único: su desequilibrio en carrera y su capacidad para finalizar', argumenta. 'Define como un 9', abunda el técnico. Porque Tello fue un 9 en las categorías inferiores del club azulgrana. 'Pero era pequeño y delgado y, en esa posición, le costaban los contactos y los uno contra uno con jugadores más grandes que él', explica Carles Martínez.

Por eso, él optó por desplazarlo a la banda durante medio curso. 'Allí, mantenía todas sus características técnicas, que ya eran muy buenas, tenía que disputar menos y más recorrido para desbordar', cuenta, sin atribuirse méritos. 'Con nosotros, cogió la confianza que no tenía en el Barça porque no jugaba, creció en altura, y, en el Espanyol, se acabó de definir como jugador de banda', añade. El club blanquiazul, efectivamente, fue el siguiente destino de Tello porque el Barça no lo repescó.

En sus dos años como perico (2008-2010), el joven eclosionó y despertó el interés de Madrid, Villarreal y, de nuevo, del Barça, que se impuso. 'Cuenca es más posicional, Villa es un punta desplazado a la banda y Alexis tiene buenos movimientos, pero no desequilibra como Tello', resume Martínez, convencido de que Guardiola lo rentabilizará.