Publicado: 11.06.2014 10:22 |Actualizado: 11.06.2014 10:22

Unicaja y Valencia alargan las semifinales de la ACB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unicaja de Málaga y Valencia Basket no dan su brazo a torcer y a base de un gran baloncesto forzaron anoche llegar al cuarto partido de semifinales ante el Real Madrid y el Barcelona, respectivamente.

En el Martín Carpena, la tensión fue máxima desde el calentamiento y se tradujo en la cancha, con dos equipos con una gran intensidad e igualdad, donde sobresalieron en el primer cuarto el pívot Fran Vázquez, que hizo daño dentro de la zona con 6 puntos y el base uruguayo Jayson Granger, dirigiendo y anotando con 8 puntos.

En el Real Madrid, que llegó a tener una máxima diferencia de seis puntos 11-17, minuto 6, con un buen tramo del ex cajista, el escolta estadounidense Tremmel Dardem, con dos triples consecutivos, diluyó esa ventaja con un parcial de 10-2 favorable al Unicaja 21-19, minuto 8. Aún así, el Real Madrid se mantuvo siempre en el encuentro gracias al base Sergio Llull, inconmensurable, nueve puntos, 24-25, minuto 10.

El segundo cuarto transmitió la misma intensidad que el primero. El Real Madrid sucumbía ante la defensa rival y su acierto y el movimiento en el banquillo de Sergio Llull por Sergio Rodríguez, le dio más carácter ofensivo 50-45. El Unicaja parecía más entero, más seguro, cometiendo menos errores y más centrado, ante un Real Madrid inseguro, fallón, errático en defensa y mal posicionado en ambas zonas.

El equipo malagueño, certero en el triple sorteando la defensa zonal de su oponente, tuvo la clara ventaja de 75-55, minuto 30. El Real Madrid estuvo desdibujado y con solamente diez puntos en el tercer cuarto. Los cajistas siguieron su ritmo ante un alicaído Real Madrid. La noche soñada se estaba produciendo como mucho empeño y trabajo. Un triple del escolta Txemi Urtasun, situó la barrera en 24 puntos 83-59, minuto 34. Todo parecía decidido y el Real Madrid apagado, sin luz, maquilló el resultado para que la diferencia no fuera abultada. El jueves cuarto partido en el mismo escenario.

El extraordinario partido firmado por Justin Doellman (19 puntos, 8 asistencias, 5 rebotes, 31 de valoración), bien acompañado por Serguéi Lishchuk, permitió al Valencia sorprender al Barcelona y forzar un nuevo duelo en el Palau Blaugrana, donde ganó por 70-74. Los de Velimir Perasovic creyeron siempre en sus posibilidades frente a un Barça que fue de más a menos y solo tuvo en Joey Dorsey (20 puntos, 5 rebotes) a su principal argumento, especialmente en ataque.

El partido parecía decidido cuando la ventaja de los locales alcanzó los 14 puntos (42-28) antes del descanso. Ese fue el punto de inflexión, el Valencia creyó en su suerte y el Barça se durmió en los laureles. La única ventaja del Valencia llegó con el 7-10. Rápidamente el Barça le dio la vuelta al partido y empezó a marcar diferencias en el marcador.

El acierto en el tiro exterior de Oleson, la dirección de Marcelinho Huertas y el control del rebote fueron los argumentos del Barça en un partido en el que en el primer cuarto apenas aparecieron las defensas. La elegancia de Doellman, el mejor de su equipo, fue el principal argumento del Valencia, un conjunto que ha llegado derrengado a la recta final de la temporada.

Antes del descanso, Papanikolaou y Dorsey pusieron la máxima diferencia para los locales (42-28) y en el ecuador del partido (42-32) todo parecía decidido. Pero no fue así. Sacó fuerzas de donde no las tenía el Valencia con un gran Pau Ribas, que después se lesionó, y el trabajo interior de Doellman y de Lishchuk y fue recortando diferencias en el tanteador.

A cuatro minutos para el final del tercer cuarto, un triple de Ribas puso el 45-42 y entonces apareció Dorsey. El estadounidense aprovechó todas las bolas dobladas por parte de Pullen o del escolta que estuviera en pista para gustarse. Dos triples, uno de Lucic y otro de Lishchuk, igualaron el partido a nueve minutos para el final del partido tras un parcial 0-8 para el Valencia (59-59).

El partido volvía a empezar y el Barça ya había perdido el combate psicológico. La igualdad se mantuvo equilibrado hasta el final. Con 70-70, Doellman anotó dos tiros libres. Los azulgranas tenían 13,6 segundos en el último ataque que Oleson desaprovechó. Al final, Doellman, nuevamente desde el tiro libre, decidió.