Público
Público

Viaje al solar de Madrid 2020

Los inspectores del COI visitan las obras de una Peineta de la que sólo hay una cara de las gradas en pie, un centro del agua a medio construir y el Palacio de Congresos clausurado hace meses. Botella se muestra orgullosa de estas infraestructuras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'¿Dónde está el arquitecto?', se preguntaba medio en broma para salir al paso de las preguntas de la prensa este martes el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, en las obras de lo que va a ser el estadio de La Peineta. Probablemente, en parte, lo hacía también en serio [Consulta el reportaje 'El Madrid que se encontrará el COI'] .

Porque lo único que presenta, de momento, lo que será el futuro Estadio Olímpico -si Madrid también lo es-, y del Atlético de Madrid -Cerezo ha pronosticado que para la temporada 2015-16 los rojiblancos ya jugarán ahí- es una de las caras de las gradas. El resto son cimientos y un gigantesco solar. Con una parada de Metro, eso sí, en mitad del vacío terreno.

Una cara, un tour, distinto al de ayer, cuando los inspectores del COI disfrutaron hasta del sol en el Retiro, como cualquier madrileño. Y claro está que no es lo mismo divertirse en el Bernabéu tirando penaltis a Casillas que en los semi cimientos de La Peineta con el paraguas en la mano. Si ayer el entretenimiento fue el portero del Real Madrid, hoy el mayor que probablemente tuvieron fue el de unos cascos de obra en mitad de la nada.

La lluvia tampoco ayudó en un día bastante gris, aunque Ana Botella se congratulara de que 'siempre es buena para los embalses'. Las intensas precipitaciones que cayeron en la capital y la imposibilidad de coincidir con el COI también obligaron a la prensa a partir apresuradamente del solar del extrarradio.

En parte, la culpa del estado del futuro estadio es de la crisis. Sólo en parte. Una situación económica que ha sido hoy uno de los temas centrales de las ponencias de la candidatura, en la que Juan Antonio Samaranch Jr. ha calificado de 'ejercicio de responsabilidad' presentarse por tercera vez y José Ignacio Wert ha aventurado una 'explosión de moral' si se logran. No ha estado presente la corrupción -por la que no han preguntado los inspectores olímpicos-, tan ligada a grandes construcciones, como ha denunciado recientemente Ecologistas en Acción.

La mitad de lo que vieron hoy los inspectores olímpicos, de hecho, está inutilizable. Ya que además de las obras de La Peineta y las del centro acuático, también pudieron comprobar el estado del Palacio de Congresos, clausurado desde hace meses tras la tragedia del Madrid Arena. Un orgullo de infraestructuras, pese a todo, para Ana Botella, que se atrevió a afirmar que son 'excelentes'.

La otra mitad de la ruta diurna por la capital incluyó la ciudad deportiva del Real Madrid en Valdebebas, sin rastro alguno de Mourinho, pero sí del presidente blanco, Florentino Pérez. Y un Ifema donde los inspectores olímpicos tuvieron el trato más cercano con la prensa de lo que llevan de visita: un paseo sin declaraciones a unos tres metros de distancia, finalizado con foto de familia junto a la alcaldesa de Madrid y varios cargos de la Comunidad y el Ayuntamiento.

La intensa lluvia caída en Madrid evitó otra agradable y apacible jornada al COI, pero no el segundo día de protestas a las puertas del hotel Eurostars de Madrid, donde se concentra la actividad estos días. Una docena de personas se plantó en el complejo, escoltados por un mínimo despliegue policial, para protestar por la privatización de la sanidad y por el estado de las infraestructuras deportivas municipales bajo el lema 'Menos Olimpiadas y más deporte público'.