Publicado: 26.01.2014 08:32 |Actualizado: 12.01.2015 23:15

Willy Caballero: "No sigo pensando en los errores que cometo, si no me martirizaría"

El portero del Málaga se enfrenta esta noche a un Barça desestabilizado por la marcha de Rosell. Alaba a Casillas, Diego López, Pellegrini y Bielsa y advierte del "infierno" que puede ser el Camp Nou

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Caballero y Alexis, en un momento del partido de Liga en Málaga.  EFE

Ser arquero es una profesión peculiar. Pero, sobre todo, es peligroso cuando uno tiene delante a todo el Barça en tromba y al, para muchos, mejor jugador del mundo. Willy Caballero (Santa Elena, Argentina, 1981) tiene hoy una de esas noches (21:00 horas, Canal +) con el Málaga en el Camp Nou. Ya ha tenido una gran tarde contra el Madrid al que le paró todo, pero reconoce que todo se puede tornar en "infierno" sobre el césped.

-Tuvo un error contra el Madrid en Copa en 2012 y escribió en Twitter: "Hoy es uno de esos días en los que quiero que me trague la tierra, pero ya no tiene remedio". ¿Sigue pensando sobre este error? 

No, no. No sigo pensando en los errores que cometo, si no me martirizaría. Estaría dándole muchas vueltas y no pasaría página nunca. Los arqueros nos equivocamos a veces, y el equipo gana. Pero cuando el equipo pierde duele mucho más. No obstante, dura un momento.

-¿Cuándo tiene esos errores, en quién o en qué se refugia para olvidarlos?

Está la familia, pero me dirijo a entrenar, para que se me pase. Lo único que quiero al día siguiente es entrenar para volver a demostrarme que sólo fue un error.

-¿Los porteros son menos respetados o aclamados que otros jugadores? ¿Se tiene menos paciencia con ellos que con otras demarcaciones?

Es un puesto en el que hay mucha competencia, puedes ser tan pronto titular como suplente. La portería también exige resultados, y si éstos no son buenos, el entrenador (a veces, el nuevo técnico) siempre tiene la posibilidad de probar con otro portero. Sin embargo, creo que aquí en España a los porteros se les respeta bastante.

-¿No pasa a menudo que enseguida se olvidan sus grandes intervenciones y los aficionados se quedan con sus fallos?

Sí, eso suele ocurrir, porque un vídeo de un error es más repetido en la televisión que una gran parada.

-Desde la lejanía, ¿se entiende la situación de Casillas?

Es muy complejo y complicado. Yo desde hace tiempo le tengo como a un ídolo, por todo lo que viene haciendo desde joven. Y ahora verlo de suplente es un poco duro y chocante para mí, e imagino que para muchos. Pero, si yo me solidarizo con Iker, que fue el mejor durante muchos años, estaría yendo contra Diego López. Creo que somos todos colegas; nacimos y crecimos en el mismo puesto. Nosotros nos tenemos que respetar mucho y creo que Diego lo está haciendo muy bien; creo que el puesto se lo ganó y lo está defendiendo muy bien.

-¿Es difícil afrontar una situación así?

"Lo único que quiero al día siguiente de cometer un fallo es entrenar para volver a demostrarme que sólo fue un error"

Sí, pero también en el Madrid ahora han encontrado un poco una solución. Iker está jugando las dos copas, que no es poco. Si bien no juega los fines de semana, está jugando bastante. Si Casillas necesita o quisiera demostrar que es el mejor y que tiene que jugar todos los partidos, es un tema de él con el Madrid. Tendrá tiempo para pensar si se quiere ir.

-Desde tu experiencia, ¿cuál es la mejor forma de actuar en ese caso? ¿Usted que hubiera hecho?

Yo la verdad que tengo la mentalidad de jugar siempre. Tendría que saber que no voy a jugar durante mucho tiempo para querer dar un paso al costado y buscar una salida. Si no, uno tiene que ser profesional e ir a entrenar todos los días como si fuera titular y apoyar al que está jugando. Creo que esa es la mejor forma de actuar porque en cualquier momento te puede tocar jugar.

-Bielsa fue su entrenador durante los Juegos de 2004. ¿Se le quedó marcada de alguna manera su figura y su filosofía?

Sí. Compartir con él su forma de entrenar durante el mes del Preolímpico y los Juegos se me quedó grabado en la retina. Su manera de querer mejorar al equipo, las charlas prepartido... En la convivencia no es tan cercano como otros entrenadores, pero dirigiendo creo que es uno de los mejores.

-¿Por qué es tan idolatrado y respetado por tanta gente?

Creo que Marcelo elige a jugadores buenos para la selección o para su equipo. Pero, si son jugadores que dan un 8, él, por su forma de jugar, de ver el fútbol y de exigirles consigue que den un 10. Creo que, con su forma de entrenar, puede potenciar a todo el equipo en todas sus líneas.

-¿Qué tal fue con Pellegrini? ¿Qué le enseñó?

Tiene una forma de jugar muy agradable: tener la pelota, ser protagonista, ser ambicioso, no ser conformistas. De tal manera que si alguna vez pierdes o te elimina un equipo, que éste sea mucho mejor que nosotros. Eso te convierte en muy competitivo.

-¿Esperaba que le fuera tan bien en Inglaterra?

"Compartir con Bielsa su forma de entrenar se me quedó grabado en la retina"

Es difícil llegar y adaptarse tan bien como lo ha hecho él. Pero teniendo un equipo terrible como tiene en el Manchester City también era de esperar. Sin duda que lo que más le cuesta es defender, por la manera que tienen de defender los equipos ingleses, pero creo que hoy en día lo tiene bien armado y le está dando muchos resultados.

-En España usted creció como portero. ¿Hubiese sido ese crecimiento diferente en Argentina?

Crecí desde que salí y empecé a jugar. A uno le pueden decir que tiene condiciones para hacerlo bien, pero hasta que no lo demuestra defendiendo la portería semana tras semana, no ves esa mejoría ni esas condiciones. Yo lo demostré cuando tuve la oportunidad de defender una portería semana tras semana en el Elche en Segunda. Después di el salto al Málaga y seguí evolucionando. En Argentina considero que hubiese sido competitivo e igual que los arqueros que hay allí.

-Las cosas han cambiado mucho por Málaga este año, después de la Champions la temporada pasada, y de que este año el club haya recortado la inversión. ¿Se nota mucho?

Sí, por supuesto. La marcha de muchos jugadores de calidad y prestigio, que nos daban mucho fútbol, desmanteló al equipo. Al llegar también un nuevo entrenador también ha cambiado todo, porque hay nuevos jugadores. Pero los malaguistas que están desde hace tiempo (Duda, Eliseu, Wellington y otros) son los mismos de siempre. Los nuevos que han venido se han tenido que adaptar y a todos, en general, nos ha costado ensamblarnos.

-El jugador del Levante Pedro López comentaba a Público que para los aficionados es bonito jugar contra el Barça y el Madrid pero para los jugadores no. ¿Usted considera lo mismo?

"Los jugadores que han venido se han tenido que adaptar y a todos, en general, nos ha costado ensamblarnos"

La verdad es que cuando te agobian tanto y te crean tantas situaciones, para mí como portero a veces es bonito y a veces no. Es bonito tener un día bueno, como yo lo tuve contra el Madrid, que paré casi todo. Pero también puede ser un infierno. El miércoles veía el Levante-Barcelona y Javi Jiménez [el portero] tuvo una noche muy buena pero salió goleado. El partido se te puede hacer muy largo, pero hay que vivirlo y disfrutarlo más allá de lo que pase y tratar de mentalizar a la gente de que siga compitiendo pase lo que pase.

-Se han enfrentado ya muchas veces contra el Barça. ¿Aprenden de cada partido para mejorar de cara al siguiente contra ellos o ya es complicado?

Siempre se aprende y siempre se ve cuando el Barça juega contra otros equipos cuál es su arma principal. Sin duda, nosotros los porteros sabemos cómo podemos solventar algunas ocasiones, pero la gran variedad que tienen a la hora de jugar hace que sea imposible para una línea de cuatro y un portero. Sobre todo, hay que tratar de pensar no sólo en defender bien porque haría que en el minuto 10 ya pidamos la hora. Creo que la mejor forma de defender en el Camp Nou es con la pelota.

-Ustedes los arqueros que estudian más a los delanteros, ¿Messi tiene algún disparo muy peculiar que sea imposible de parar para un portero?

Como disparo tiene varias armas letales, pero no creo que sea en lo que más destaque. En lo que más lo hace es en las definiciones. Ahí es el número uno, porque no necesita un golpeo fuerte para hacer gol; a veces simplemente tocando el balón con suavidad nos deja un poco desorientados a nosotros.