Público
Público

Y apareció Marcelinho

El Barça alentó la sorpresa con su pésimo inicio y su mala gestión de las últimas escenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La última escena delató al primer episodio. Un balón peleado con Navarro, solo en la pintura, incapaz de atraparlo bajo el aro; un balón acicalado para el tiro de Oleson, sin puntos; el mismo balón convertido en rebote para Marcelinho Huertas, pequeño ante el físico de N'Dong, pero enorme de corazón. El brasileño bajito del Baskonia bajó los hombros del Barça. Ayudado por Splitter,siempre una despensa segura de puntos y trabajo, y San Emeterio, que pretende crear la duda entre las pocas conjeturas que le quedan a Sergio Scariolo para la selección del próximo Mundial.

Cuando apareció esa última escena, la final ya tenía encarrilado el primer arreón. Lo instituyó Marcelinho con cinco puntos que terminaron de agrietar al Barça. La primera canasta de su decisiva serie (58-63, min. 37) intercambió magia por madurez. Lakovic por Ricky. Más seguridad en el tiro libre ante el bonus de faltas del Baskonia. El mensaje lo desarticuló en seguida Ivanovic. Prohibido el palo al esloveno o Navarro. Sus chicos lo lograron con Lakovic, pero no con Navarro. Con dos tiros libres de La Bomba (58-63, min. 38), el Barça se aferraba a un último argumento. Esperanza con poco oxígeno entre una defensa en zona poco ajustada, una extraña rutina de pérdidas de balón y una alarmante incapacidad para generar un buen tiro en el estrés.

Los últimos tres minutos le sentaron tan mal al Barça como los tres primeros. 180 segundos en los que los roles empezaron a rebelarse. Alterados por un Baskonia aún eufórico de sentirse finalista, que alargaba la intensidad de la serie ante el Madrid en el Palau. Un 0-12 tan sensato con la pulcritud vitoriana (todos los tiros con acierto) como exacto ante el desbarajuste blaugrana.

Los de Pascual necesitaron cuatro minutos y siete aproximaciones al aro terminadas en fracaso para anotar sus primeros puntos. Un minuto más para que se estrenase Navarro (4-18). Tres minutos más para romper la barrera psicológica de los diez puntos (10-18, min. 7) y casi un mundo para firmar la igualada (34-34, min. 21)

Entre tanto dibujo en el marcador, los dos equipos se instalaron en el tobogán. El Baskonia perdió ritmo y organización defensiva con el cambio de Palacio por Huertas. De un plumazo, desapareció el buen aroma del pick&roll entre San Emeterio y Splitter que tanto había castigado al Barça en el primer cuarto. Los de Pascual elevaban sensaciones con el quinteto defensivo. Entre Lakovic, Basile, con dos triples, Mickeal, Morris y Vázquez devolvieron al Barça al partido (18-22, min. 11).

Pero los blaugranas se sentían extraños en su piel. Con el paso perdido ante un Baskonia que supo rearmarse cuando el Barça logró llegar a su estado natural, liderar el partido (48-41, min. 38). Una autopista en la que los blaugranas no suelen tener accidentes.

Pero ayer el día salió para perder puntos. Entre San Emeterio y Teletovic cerraron la producción del empate (48-48, min. 31) para conducir al partido a un tira y afloja que el Barça no supo cómo gestionar. Todo lo contrario que Huertas, que cambia el rol del factor cancha. Mañana, el Palau no se permite más errores.

58 - Regal FC Barcelona (16+16+16+10): Ricky Rubio (3), Navarro (17), Mickeal (5), Lorbek (-), N'Dong (12) -cinco inicial-, Morris (2), Vázquez (3), Lakovic (6), Basile (6), Grimau (4) y Sada (-)

63 - Caja Laboral (22+12+11+18): Huertas (11), Oleson (4), San Emeterio (10), Teletovic (11), Splitter (16) -cinco inicial- Ribas (3), Eliyahu (-), Palacios (-), Herrmann (2) y English (6).

Árbitros: Artega, García Ortiz y Redondo. Sin eliminados.

Incidencias: Primer partido de la final de la Liga ACB disputada en el Palau Blaugrana ante 7.235 espectadores.