Público
Público

BANCO DE ESPAÑA Linde reconoce que “se pudo hacer más” para frenar la crisis financiera

El Gobernador del Banco de España asegura que durante la burbuja inmobiliaria -2001-2007 – no existían mecanismos legales para intervenir y la oposición le acusa de falta de autocrítica con el papel del supervisor.

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:

El gobernador del banco de España, Luis María Linde /EUROPA PRESS

El Gobernador del banco de España, Luis María Linde, ha reconocido que “se pudo hacer más” para frenar las consecuencias de la crisis financiera desatada en 2008 y, sobre todo, para evitar la formación de la burbuja inmobiliaria generada en aquellos años. Sin embargo, se ha justificado por la inexistencia de una legislación específica para actuar.

El responsable del organismo supervisor ha sido el primer compareciente ante la comisión parlamentaria de investigación sobre la crisis del sistema financiero y, especialmente de las cajas, que ha arrancado hoy con las audiencias de especialistas. En resumen, Linde se ha limitado a presentar las conclusiones del informe elaborado por el Banco de España sobre la crisis financiera entre los años 2008 y 2014 para esta comisión.

En primer lugar, el Gobernador ha explicado que el informe señala que la institución que dirige “no adoptó medidas que hubieran podido, quizá, frenar el gran aumento de crédito al sector privado registrado entre 2001 y 2007, en especial en los sectores de construcción, promoción inmobiliaria y crédito hipotecario para la adquisición de viviendas”. Sin embargo, a modo de justificación, ha añadido que “no existían entonces las normas legales que habrían podido facilitar esa actuación.

Otra de las reflexiones aportadas por el Gobernador se centra en que “los sistemas institucionales de protección (SIP) no fueron suficientes para resolver los problemas de solvencia y gobernanza de la mayoría de las cajas”. Y a esta constatación ha agregado que las cuotas participativas con las que se quiso aportar liquidez a estas instituciones públicas “no dieron buen resultado”.

El Banco de España no previó la segunda recesión a partir de 2011 que tuvo un impacto crucial

Como tercera conclusión, Linde ha reconocido que el Banco de España no previó que la recesión de 2009 iba a tener una forma de “W” y no de “V”, es decir no contempló que la segunda recesión a partir de 2011 tuvo un impacto crucial aunque “existe una tendencia a ignorarla”. Y, como cuarta reflexión, el Gobernador admite que “hubo errores de apreciación en cuanto a cómo podrían corregirse los desequilibrios acumulados con la burbuja inmobiliaria”.

En otro momento de su intervención ha afirmado que hubo elementos distorsionadores que impidieron realizar un buen análisis en aquella etapa: los efectos de la introducción del euro y, sobre todo, “el espectacular incremento demográfico con más de cinco millones de habitantes en España debido a la inmigración”. A su juicio, este fenómeno – una elevada población adulta en un breve espacio de tiempo – contribuyó a reforzar la burbuja inmobiliaria.

Pero, en cualquier caso, Linde ha explicado – tras una intervención de Alberto Garzón, de Unidos Podemos – que “efectivamente yo no estuve allí, aunque no me gusta recordarlo”, en alusión que en cualquier caso esos acontecimientos se desarrollaron bajo la gobernación de otros responsables del antiguo banco emisor.

Tanto el citado Garzón como el portavoz socialista Pedro Saura se han quejado ante Linde del tono “excesivamente complaciente” con lo ocurrido en el sistema financiero español que, como ha recordado el propio Gobernador, "ha supuesto la inyección de más de 60.000 millones de euros públicos para garantizar su solvencia.“

El informe hace una supervisión forense, nada crítica, para limitarse a decir cómo murió el paciente cuando han fallado muchas cosas”, ha dicho el representante de Unidos Podemos, quien ha sostenido que “se ha podido hacer de otra forma”.

Linde ha entrado al trapo: “Sí, se ha podido hacer de otra forma – ha reconocido -, pero se decidió hacerlo así porque hemos creído que era más valioso para el interés general”. En cualquier caso, el Gobernador ha aportado un dato para rebatir las críticas sobre la inactividad del banco de España durante la crisis financiera: “¿Cómo es posible que sin mover nada (el Banco de España) la banca hiciera en esos diez años provisiones por 300.000 millones de euros?”, se ha preguntado con cierto énfasis.

Laura respecto al Banco Popular: "Se le ha caído la sexta entidad financiera del país y aquí todo el mundo se lava las manos"

Pedro Saura ha criticado que el informe “no hace una previsión del impacto de la crisis”, al tiempo que ha lamentado la existencia de un observador ajeno a la propia institución a la hora de elaborar el informe. Además, ha insistido en sus dos intervenciones en el caso del Banco Popular. “A usted se le ha caído la sexta entidad financiera del país y aquí todo el mundo se lava las manos”, ha clamado Saura.

Tras una intervención de la presidenta de la comisión, la diputada de CC Ana Oramas, en defensa del Gobernador alegando que el caso del Banco Popular será objeto de una sesión específica por acuerdo de la propia comisión, el compareciente se ha escudado en que “desde 2014 el Banco de España no tiene capacidad de supervisar a los bancos significativos porque ha pasado a manos del Banco Central Europeo”.

En varios pasajes de sus distintas intervenciones Lide ha admitido que es “muy difícil” realizar análisis sobre qué medidas se pudieron haber tomado, tanto en los años de la burbuja inmobiliaria como ya en plena crisis. En este sentido ha mostrado su convencimiento de que el rescate solicitado a la UE para salvar el sistema financiero, principalmente las cajas, se tendría que haber planteado “con o sin la existencia de Bankia”.

También se ha mostrado ignorante sobre la conveniencia de haber inyectado dinero público ya en 2009 para paliar las consecuencias de la crisis del sistema financiero. “No lo sé – ha dicho -, pero ya en 2011 no hubo capacidad fiscal para hacerlo”.