Publicado: 19.11.2015 20:34 |Actualizado: 19.11.2015 20:34

El Banco de Japón se abstiene de añadir más estímulos a la economía a pesar de la nueva caída en recesión

La entidad cree que el país sigue recuperándose moderadamenta, a pesar de que las exportaciones y la producción están sintiendo el impacto de la debilidad de China

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El gobernador del Banco de Japón (BOJ, según sus siglas en inglés), Haruhiko Kuroda, durante la rueda de prensa tras la reunión de la entidad. REUTERS/Yuya Shino

El gobernador del Banco de Japón (BOJ, según sus siglas en inglés), Haruhiko Kuroda, durante la rueda de prensa tras la reunión de la entidad. REUTERS/Yuya Shino

TOKIO, 19 nov (Reuters) - El Banco de Japón mantuvo su ritmo actual de estímulo monetario el jueves, aferrándose a la esperanza de que la recuperación económica está cerca pese a la debilidad en el gasto de capital doméstico y unas desafiantes condiciones globales de negocios.

El BOJ (por su sigla en inglés) también mantuvo su evaluación de que si bien las exportaciones y la producción están sintiendo el impacto de la debilidad de la demanda en los mercados emergentes, la economía de Japón ha seguido recuperándose moderadamente.

Pero ofreció una visión un poco más cautelosa que el mes pasado sobre las expectativas de inflación -o cómo el público percibe los movimientos futuros de precios-, lo que subraya su preocupación por su falta de éxito en instar a las empresas en aumentar los salarios y la inversión.




"El BOJ pone mucha importancia en las expectativas de inflación, por lo que tendría que considerar una mayor flexibilización si las expectativas de inflación se debilitan aún más", dijo Norio Miyagawa, economista de Mizuho Securities.

"Si sólo el precio del petróleo se mantiene débil, el BOJ puede darse el lujo de esperar. Pero si los precios del petróleo empiezan a bajar las expectativas de inflación, el BOJ tendría que adoptar medidas", dijo.

Como se esperaba, el BOJ reiteró su promesa de incrementar la base monetaria, o dinero en efectivo y depósitos en el banco central, a un ritmo anual de 80 billones de yenes (650.000 millones de dólares) a través de compras de bonos soberanos y activos de riesgo.

"Las expectativas de inflación parecen estar aumentando en general desde una perspectiva algo más de largo plazo, aunque algunos indicadores han mostrado recientemente desarrollos relativamente débiles", dijo el BOJ en un comunicado donde anunció su decisión de política.

La economía de Japón volvió a caer en recesión en el trimestre de julio a septiembre y los analistas esperan sólo una modesta recuperación en el trimestre actual, en momentos en que la desaceleración de China pesa sobre las exportaciones y la producción.

Etiquetas