Publicado: 03.12.2015 14:03 |Actualizado: 03.12.2015 14:08

El BCE decide cobrar más a la banca por guardar su dinero, para estimular la concesión de créditos

Recorta en 10 puntos básicos el interés aplicado a su facilidad de depósito, que pasará a ser del -0,30% desde el -0,20% que había hasta ahora, dentro de un nuevo paquete de medidas

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
El presidente del BCE, Mario Draghi, en el Parlamento Europeo. REUTERS/Francois Lenoir

El presidente del BCE, Mario Draghi, en el Parlamento Europeo. REUTERS/Francois Lenoir

FRÁNCFORT.- El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este jueves mantener sin cambios en el 0,05% el tipo de interés aplicado en sus operaciones de refinanciación, mientras que ha recortado en 10 puntos básicos el interés aplicado a su facilidad de depósito, que pasará a ser del -0,30% desde el -0,20% actual, informó la institución, que ha adelantado que serán anunciadas más medidas en la rueda de prensa que ofrecerá Mario Draghi a partir de las 14.30 horas.

De este modo, el BCE cobrará un 0,30% a las entidades que hagan uso de esta facilidad para salvaguardar diariamente su exceso de liquidez, lo que podría servir de estímulo a la concesión de créditos e inversiones, mientras que al mismo tiempo amplía el universo de activos que podrán ser adquiridos por el instituto emisor en el marco de su programa de expansión cuantitativa (QE).



El BCE lanzó en marzo de 2015 un ambicioso plan de compra de activos públicos y privados por importe de 60.000 millones de euros mensuales y que estará en funcionamiento hasta al menos finales de septiembre de 2016. Entre las condiciones establecidas por el banco central, la institución fijó un límite para la compra de activos en la rentabilidad ofrecida por la facilidad de depósito del BCE, lo que deja fuera del programa a todos aquellos activos cuyo rendimiento sea inferior a este umbral.

La decisión del BCE de rebajar la facilidad de depósito estaba descontada parcialmente por el mercado desde que Mario Draghi anunciara en octubre que la entidad revisaría en su reunión de diciembre el alcance de sus medidas de estímulo, incluyendo la tasa de depósito.

Asimismo, durante las últimas semanas se ha constatado la debilidad de las presiones inflacionistas en la zona euro, cuyo índice adelantado se situó en noviembre en el 0,1%, en línea con el dato de octubre, muy lejos del objetivo de estabilidad de precios del BCE a medio plazo, establecido ligeramente por debajo del 2%.

Por su parte, el PIB de la región experimentó en el tercer trimestre del año un crecimiento del 0,3% con respecto a los tres meses anteriores, cuando había registrado una expansión del 0,4%.

Etiquetas