Publicado: 03.11.2015 20:27 |Actualizado: 04.11.2015 07:00

Cada ciudadano debe ahora 6.000 euros más que cuando llegó Rajoy

La deuda per cápita asciende a 38.042,44 euros tras el fuerte aumento de la generada por las administraciones públicas, que no ha podido ser compensado por el desapalancamiento de las familias.

Publicidad
Media: 3.89
Votos: 9
Comentarios:
Personas de compras por el centro de Madrid. E.P.

Personas de compras por el centro de Madrid. E.P.

MADRID.- La deuda de las administraciones públicas y la que tienen contraída los hogares con la banca suman actualmente 1.779.245 millones de euros, según se desprende de los últimos datos publicados por el Banco de España. Como el país tiene 46.770.000 habitantes, cada uno debe 38.042,44 euros por términos medio, 6.427,95 más que cuando Mariano Rajoy asumió la Presidencia del Gobierno en diciembre de 2011.

Ese aumento es imputable en exclusiva a la espectacular subida experimentada por la deuda pública a lo largo de la legislatura que está a punto de finalizar, pues José Luis Rodríguez Zapatero la dejó en 743.531 millones de euros y ahora se sitúa en 1.050.497. La deuda de los hogares con la banca, en cambio, ha disminuido de 748.357 a 728.748 millones de euros durante el mismo periodo.



El recorrido inverso de ambas magnitudes no empezó con la llegada de Rajoy al poder, sino que data del inicio de la crisis. A finales de 2007, las familias debían 872.626 millones de euros y hoy deben 143.878 menos. Mientras tanto, el endeudamiento del Estado, las comunidades autónomas y los entes locales, que entonces ascendía a 383.798 millones, prácticamente se ha triplicado hasta alcanzar el 99,26% del PIB.

Cerca de un 45% del total de la deuda pública española está en manos de los bancos

Como consecuencia de ello, España es uno de los países de la Unión Europea en los que la deuda pública representa un porcentaje mayor de la riqueza nacional. Con datos de 2014, sólo la superan Grecia (174%), Italia (137%), Portugal (131%), Chipre (117%) e Irlanda (112%). No obstante, fuera de nuestro continente, España sigue lejos de Estados Unidos (108%) y no digamos ya de Japón (245%).

Según un informe de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), alrededor de un 45% del total de la deuda pública española está en manos de los bancos, otro tanto lo tienen los grandes acreedores internacionales y el resto los fondos de inversión. En el caso de las familias, el sistema financiero es el principal prestamista con diferencia, aunque no el único, porque los 728.748 millones citados no incluyen, por ejemplo, las compras a plazos.

El 80% del importe de los créditos concedidos a las familias se destina a la adquisición de vivienda y de ahí su dificultad para reducirlo drásticamente. De todas formas, el esfuerzo de desapalancamiento realizado por ellas durante la crisis se ha traducido en un descenso superior al 16%, lo que contrasta con la subida de casi el 200% registrada mientras tanto en el volumen de la deuda pública.

Además de la correspondiente a las administraciones públicas y a las familias, para obtener la deuda total de España hay que añadir la de las empresas, que supera los 943.000 millones de euros, después de haber disminuido por culpa, sobre todo, de las restricciones al crédito que la economía ha sufrido en los últimos años.