Publicado: 22.10.2015 14:18 |Actualizado: 22.10.2015 14:18

Los ocho datos que explican el destrozo en el mercado laboral con el que se cierra la legislatura de Rajoy

Los cuatro años de Gobierno del PP ofrecen unos resultados decepcionantes en materia de ocupación: el paro se encuentra en niveles similares a los que se encontró al llegar, medio millón de personas han sido expulsadas del mercado de trabajo, y los empleos creados son sobre todo precarios y con sueldos mucho más bajos.

Publicidad
Media: 3.69
Votos: 13
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en unas declaraciones en Lugo. EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en unas declaraciones en Lugo. EFE

MADRID.- Los datos de la Encuesta de Población Activa publicados este jueves por el Instituto Nacional de Empleo correspondientes al tercer trimestre de 2015 son los últimos que se conocerán antes de que se celebren las elecciones generales el próximo 20 de diciembre. Entre julio y septiembre de este año el desempleo bajó en España en 298.200 personas, por lo que el total de parados se queda en 4.850.800 personas. Sin embargo, un tercio de esa caída se debe a los empleados que han abandonado el mercado laboral (un total de 116.000 personas). Otro dato llamativo es que el número de ocupados aumenta en 182.000 personas, pero los contratos temporales crecieron en 205.500 personas y los indefinidos cayeron en 18.900.

El Gobierno de Mariano Rajoy lleva tiempo lanzando las campanas al vuelo y jactándose de que ha conseguido enderezar el rumbo económico del país hasta situarlo en la senda de la recuperación y de la creación de empleo. Esta misma mañana, el ministro Luis de Guindos se mostraba entusiasmado con el dato del paro y aseguraba, en una entrevista en la cadena Ser, que era "incluso un poquito mejor" de lo que había previsto el Ejecutivo.  E insistía en el mantra de la herencia recibida: "El anterior Gobierno nos dejó un embolado bastante gordo".  Y después, el propio Rajoy elevaba ese tono triunfalista al asegurar que había que continuar con "esta velocidad de crucero".



Sin embargo, han pasado ya cuatro años desde que Mariano Rajoy ganara las elecciones y los principales indicadores que muestran la situación del mercado laboral en España son idénticos o, incluso, peores en este tercer trimestre de 2015 que en el mismo periodo de 2011, el previo a la victoria electoral del Partido Popular. Incluso con una reforma laboral drástica de por medio, la creación de empleo sigue siendo muy débil, la tasa de paro es prácticamente la misma, la precariedad domina un mercado laboral reducido, la población joven sigue penando para encontrar trabajo y la población activa en España es menor.  Lo único que han conseguido Rajoy y su equipo económico es llenar el mercado de contratos temporales y desalentar a los no tienen trabajo.

Uno a uno vamos a observar los datos para poner cifras concretas a este destrozo:

1. Número total de parados y tasa de desempleo

Con la bajada registrada en este tercer trimestre el número total de personas que sigue sin trabajo en España ha bajado de los cinco millones y se sitúa en 4.850.800. La cifra puede parecer esperanzadora si tenemos en cuenta que el país llegó a superar los seis millones de desempleados. Sin embargo, si buscamos el dato del tercer trimestre de 2011 era de 4.998.000. Es decir, en cuatro años el número total de parados en España solo se ha reducido en 147.200 personas. Con respecto a la tasa de paro, tan solo ha disminuido en una décima. Hemos pasado del 21,28% que se encontró Rajoy cuando accedió a la presidencia del Gobierno al 21,18% con la que cierra su legislatura. 

2. La población activa

Hay que recordar que la población activa está compuesta por habitantes en edad laboral que o bien trabaja en un empleo remunerado o bien se halla en plena búsqueda de empleo. Y en este aspecto las cifras son desalentadoras. En el tercer trimestre de 2011 se elevaba hasta las 23.482.500 personas pero en estos momentos ese dato ha bajado hasta los 22.899.500. Es decir, más de medio millón de personas han abandonado el mercado laboral porque han cejado en su empeño de buscar trabajo, desalentadas por el Gobierno. Viendo este y el dato anterior, Rajoy no ha conseguido reducir el número de parados en España pese a adelgazar el mercado laboral. 

3. Número de ocupados

Otro dato que debería preocupar al Gobierno que está a punto de agotar su mandato es que en estos momentos en España hay muchas menos personas ocupadas que hace justo cuatro años. Exactamente, hemos pasado de 18.484.500 ocupados a 18.048.700. En definitiva, un total de 435.800 personas han dejado de estar ocupadas en este tiempo. Solo en este último año la población activa ha descendido en 32.200 personas. Y esto también deja una tasa de actividad menor. En el tercer trimestre de 2011 era de un 60,44% y ahora es de 59,50%.

Gente haciendo cola en una oficina de empleo en Madrid. /REUTERS

Gente haciendo cola en una oficina de empleo en Madrid. /REUTERS

4. Asalariados y trabajadores por cuenta propia

También el número de personas que reciben un salario por trabajar por cuenta ajena ha disminuido en estos cuatro años. Hemos pasado de 15.479.300 asalariados a 14.948.900, es decir 530.400 menos. Si dividimos esos asalariados entre sector privado y sector público, ambos también salen perdiendo. 12.172.700 personas trabajan para el sector privado hace cuatro años y ahora lo hacen 11.962.500. En el público, eran 3.306.600 personas y ahora 2.986.400. Ese adelgazamiento de la función pública ha afectado a todas las administraciones. En la central se han pasado de 564.900 empleados a 521.200. En la Seguridad Social de 40.700 a 31.200. En las administraciones autonómicas, de 1.851.900 a 1.662.500 y en los ayuntamientos de 675.700 a 613.200. Lo que sí han aumentado ligeramente son las personas que, al no encontrar empleo, han decidido trabajar por cuenta propia. Antes había 2.997.800 y ahora 3.094.400. Y también ha subido el grupo de empresarios sin asalariados o trabajadores independientes, que han pasado de 1.898.200 a 2.083.900.

5. Contratos temporales e indefinidos

Uno de los indicadores que caracterizan este periodo de Gobierno del PP es el aumento de la precariedad de los nuevos contratos firmados. Han sido malos tiempos para la firma de contratos indefinidos, que han pasado de 11.478.100 en en el tercer trimestre de 2011, lo que suponía un 74,2% del total, a poco más de 11 millones en la actualidad (11.039.200), un 73,8%. En definitiva, se han perdido por el camino 438.900 contratos de este tipo. Mientras, la disminución de los contratos temporales ha sido mucho menor. De 4.001.200 a 3.909.700. Solo 91.500 menos. Sin embargo, el porcentaje de contratos temporales con respecto al total ha aumentado medio punto. Si en 2011 era un 25,8%, ahora es del 26,2%.

Además de la precariedad laboral, y aunque es un dato que no recoge la EPA, los trabajadores han sufrido durante estos cuatro años una fuerte devaluación salarial. Los analistas apuntan que las retribuciones de los trabajadores han descendido un 25% durante la crisis.

6. Las diferencias laborales entre mujeres y hombres

Por sexos, las mujeres siguen padeciendo mucho más que los hombres los estragos del paro. Si el número total de hombres parados ha disminuido en 237.400, hoy en día hay 90.200 mujeres más en situación de desempleo que hace cuatro años. Si tenemos en cuenta la ocupación, ambos sexos han salido perdiendo más o menos por igual. El número de varones ocupados ha pasado de 10.204.000 a 9.896.500. Por tanto, ha disminuido en 307.500. Mientras que las mujeres ocupadas en el tercer trimestre de 2011 eran 8.280.400 y ahora 8.152.200, es decir 128.200 menos. Y diferencias similares se observan en los hombres y mujeres asalariados.

Una peluquera atiende a una clienta en un local de Ronda, Málaga. /REUTERS

Una peluquera atiende a una clienta en un local de Ronda, Málaga. /REUTERS

7. Hogares con todos en paro

Más allá del drama familiar que entraña un hogar donde todos sus miembros en edad activa están en paro, los datos que arrojan las series desde el tercer trimestre de 2011 hasta ahora son demoledores. Hace cuatro años esa cifra era de 1.425.200 y ahora es de 1.572.900, lo que supone un incremento de 147.700.  Sin embargo, sí ha aumentado el total de hogares que cuentan con todos sus miembros activos, en concreto ahora hay 407.700 más. Hemos pasado de 9.058.300 a 9.466.000.

8. Los jóvenes y sus expectativas de trabajo

Si un segmento de la población es especialmente sensible es aquel que, por edad, se tiene que incorporar al mercado laboral. Durante estos cuatro años, el Gobierno de Rajoy ha sido incapaz de reducir la tasa de paro juvenil. Solo una décima separa el 21,28% que se registraba hace cuatro años y el 21,18% que todavía se contempla ahora. Es decir, más uno de cada cinco jóvenes sigue sin encontrar trabajo en nuestro país. En términos globales, hay 147.700 más jóvenes en paro. Por tramos de edad, destacan los aumentos de las tasas de desempleo de 16 a 19 años y de 25 a 29. El paro entre los más jóvenes, los que pretenden acceder al mercado laboral sin estudios superiores, ha pasado del 60,38% al 63,73% y entre los que tienen de 25 a 29 años ha aumentado de un 25,82% a un 27,84%.