Publicado: 21.01.2016 15:39 |Actualizado: 29.01.2016 14:42

El BCE tomará en marzo más medidas ante los mayores riesgos a la baja en el crecimiento de la Eurozona 

Draghi apunta que los tipos de interés permanecerán en los niveles actuales "o más bajos" por un periodo prolongado de tiempo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del BCE, Mario Draghi, con el vicepresidente, Vitor Constancio, y la directora de Comunicación, Christine Graeff, durante la rueda de prensa en Fráncfort tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El presidente del BCE, Mario Draghi, con el vicepresidente, Vitor Constancio, y la directora de Comunicación, Christine Graeff, durante la rueda de prensa en Fráncfort tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad. REUTERS/Kai Pfaffenbach

FRÁNCFORT.- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha señalado que ante el incremento de los riesgos a la baja de las perspectivas económicas y su impacto sobre el crecimiento de la zona euro la entidad examinará y "posiblemente reconsiderará" sus políticas en la reunión de principios de marzomanteniendo las perspectivas de mayores medidas de estímulo..

"Será necesario examinar y posiblemente reconsiderar nuestra postura en política monetaria en nuestra próxima reunión de principios de marzo", cuando la entidad dispondrá de las nuevas proyecciones macroeconómicas de crecimiento e inflación del BCE,que incluirán las primeras previsiones para el año 2018.



El banquero italiano reconoció en su primera comparecencia del año ante los medios que los riesgos a la baja "han aumentado", en referencia al aumento de la incertidumbre y de la volatilidad en los mercados financieros y de materias primas, así como los riesgos geopolíticos

El presidente del BCE, Mario Draghi, durante la rueda de prensa en Fráncfort tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad. REUTERS/Kai Pfaffenbach

De este modo, el máximo responsable de la política monetaria de la zona euro apuntó que la entidad llevará a cabo los trabajos necesarios para estudiar "el completo rango de opciones disponibles" para su implementación, "si fuera necesario". 

Muchos analistas llevan pronosticando un recorte de otros 10 puntos básicos en la actual tasa de depósitos, -0,30%, pero no hasta la reunión de junio. En diciembre, el consejo de gobierno recortó la tasa de depósito, incrementó el coste de aparcar dinero en el BCE para los bancos y amplió su programa de alivio cuantitativo de 1,5 billones de euros para comprar deuda pública.

Asimismo, el presidente del BCE subrayó que las medidas adoptadas hasta ahora por la institución han tenido un impacto "favorable" y reiteró en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, que mantuvo sin cambios los tipos de interés en el 0,05%, que su expectativa de que los tipos de interés permanezcan a los niveles actuales "o más bajos" por un periodo prolongado de tiempo.

Defendiendo las medidas, que no cumplieron las expectativas de algunos inversores, Draghi dijo que eran "totalmente apropiadas y efectivas" dado que se conocía en aquel momento, apuntando a que el precio del petróleo había caído no menos de un 40% desde entonces. Los pronósticos del BCE de diciembre se basan en unos precios del petróleo promediando 52,2 dólares el barril, pero el crudo Brent cotiza alrededor de 28 dólares el barril e incluso los futuros a 2022 están por debajo de 50 dólares, lo que indica que existe poca confianza en un rápido rebote.

"No nos estamos rindiendo frente a estos factores globales", dijo, indicando que la nueva bajada de los precios del petróleo, que se sitúa por debajo de los 28 dólares el barril, debería contribuir a mejorar el poder adquisitivo de los hogares y la rentabilidad de las empresas y también el consumo privado y la inversión.

Los periodistas toman notas durante la rueda de prensa de Mario Draghi, tras la reunión mensual del Consejo de Gobierno del BCE en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Los periodistas toman notas durante la rueda de prensa de Mario Draghi, tras la reunión mensual del Consejo de Gobierno del BCE en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El dilema para el banco es que los bajos precios de la energía ahora están impactando a otros bienes y servicios, arrastrando la inflación lejos del objetivo del BCE (cerca pero por debajo del 2%) y pone en peligro la credibilidad de ese objetivo. "Se espera que actualmente las tasas de inflación se mantengan muy bajas o en niveles negativos en los próximos meses y que remonte sólo posteriormente en 2016", dijo.

La debilidad del yuan exportaría el riesgo deflacionario de China y reduciría la efectividad de cualquier recorte de tipos, limitando la capacidad de debilitar el euro. La debilidad en China podría persuadir también a la Reserva Federal de EEUU para ralentizar los tipos de interés, lo que presionaría mucho al euro.

Pese a las turbulencias en los mercados financieros, Draghi dijo que confiaba relativamente en que el sistema bancario de la zona euro era fuerte. "Hasta ahora, hemos visto que (los bancos) son bastante resistentes", dijo. "No hemos visto los potenciales de inestabilidad del estilo de los que vimos en la época precrisis", dijo Draghi.