Público
Público

El Gobierno rebajará el PIB de 2018 por la tensión con Catalunya

Sáenz de Santamaría pide a Puigdemont que acuda al Congreso a exponer sus propuestas, porque allí están los "mediadores"

Publicidad
Media: 2
Votos: 4
Comentarios:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE/Zipi

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha apuntado este viernes que si no hay una "pronta solución" a la situación en Catalunya el Gobierno bajará la previsión de crecimiento económico para 2018, que actualmente está en el 2,6%.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha explicado que 2018 debía ser un buen año para el crecimiento y el empleo, pero los acontecimientos que se están viviendo en Catalunya hacen ser "más prudentes".

El Ministerio de Hacienda ha presentado este viernes un informe al Consejo "de cara a la remisión el próximo lunes a Bruselas del plan presupuestario" para 2018 ante la falta de proyecto de cuentas. 

La vicepresidenta también ha alertado del daño que el proceso secesionista está teniendo en la economía catalana, como refleja el "parón" de la inversión (cayeron un 10% en el segundo trimestre del año en región, frente a un crecimiento superior al 13% en el resto de España) y la "caída dramática" de las reservas turísticas, de entre un 20% y un 30%. 

La número dos del Ejecutivo se ha referido también al informe de la agencia de calificación Standard & Poor's, que apuntó ayer que el conflicto secesionista podría llevar la comunidad autónoma a la recesión. "La Generalitat está creando todas las condiciones para sumir a Catalunya en una profunda recesión, como han advertido expertos", ha insistido. 

Guindos asegura que la crisis catalana "no saldrá gratis" desde el punto de vista económico

En la misma línea, desde Washington, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado que la crisis catalana obligará a situar "algo por debajo" del 2,6%, "pero no muy por debajo", la previsión de crecimiento del PIB para 2018.

"Esto no sale gratis desde el punto de vista de la evolución económica. Este tipo de cuestiones tienen siempre impacto", ha subrayado el ministro al comentar la incertidumbre política en la región de Cataluña en una conferencia de prensa en el marco de la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Guindos ha destacado que "en el tercer trimestre, los indicadores han sido buenos, la economía catalana estaba teniendo incluso un mejor comportamiento que la del resto de España". "A partir, lógicamente, de cuando se aprueban en el Parlament las normas del referéndum y desconexión (en septiembre) es cuando se comienza a generar incertidumbre e inquietud en inversores", ha apuntado.

En concreto, se ha referido al "éxodo de empresas" que han traslado en los últimos días su sede fuera de Catalunyañ a otras partes de España, y ha recalcado que "la inversión es la primera variable económica afectada". "Como consecuencia de las irresponsables decisiones de la Generalitat, hay una paralización de los proyectos de inversión en Catalunya", ha dicho el ministro.

Diálogo, pero en el Congreso de los Diputados

Además, en la rueda posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha pedido al president de la Generalitat, Carles Puigdemont, que deje de dividir y empobrecer a los catalanes, que vuelva al orden constitucional y estatutario y que acuda al Congreso de los Diputados a exponer sus propuestas, porque allí están los "mediadores".

La número dos del Ejecutivo ha instado al jefe del Govern a acudir al Congreso, en concreto a la Comisión de estudio sobre el modelo territorial, para que plantee allí "sus reflexiones". "Nada es inmutable, todo se puede hablar, desde el respeto a la reglas democráticas y a los derechos de los ciudadanos (...) esa la única condición y el único requisito", ha subrayado.

La vicepresidenta rehúsa anticipar las medidas que se pueden poner en marcha con el artículo 155 de la Constitución

La vicepresidenta no ha querido anticipar las medidas que se pueden poner en marcha con el artículo 155 de la Constitución y ha confiado en que Puigdemont recoja "el guante" que le ha ofrecido el Gobierno en su requerimiento, que ha calificado de "sensato, moderado y entendible"·

Sáenz de Santamaría ha señalado que el Gobierno le ha planteado al president "una pregunta sencilla para terminar con un problema complejo", como es que "si sí o si no ha declarado la independencia". Por eso, la respuesta es "muy sencilla" ya que se trata de un sí o de un no, y si Puigdemont tiene "voluntad política" puede regresar al marco de convivencia y al Estado de derecho.

Soraya Sáenz de Santamaría ha reiterado que las autoridades catalanas "aún están a tiempo de recuperar la normalidad institucional" y poner fin a la "inestabilidad" antes de que el lunes finalice el plazo para contestar al requerimiento enviado por el Ejecutivo.