Publicado: 10.10.2016 17:39 |Actualizado: 10.10.2016 17:39

La izquierda pacta bajar un 6% el IBI de todas las viviendas de Zaragoza y subirlo para el gran comercio

ZeC, PSOE y Cha acuerdan una rebaja del tramo municipal del IBI para evitar la subida derivada del catastrazo mientras los comercios con edificios de más de un millón de valor catastral aportan 2,5 millones que financiarán las bonificaciones a las rentas bajas

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5
Comentarios:
Un autobús urbano en una calle de Zaragoza. E.P.

Un autobús urbano en una calle de Zaragoza. E.P.

ZARAGOZA .- El Ayuntamiento de Zaragoza bajará un 6% el recibo del IBI de los pisos al tiempo que aplica una subida del 15% al gran comercio tras el acuerdo alcanzado este lunes por las tres formaciones de la izquierda con representación municipal (Zaragoza en Común (ZeC), PSOE y Cha), que de esta forma evitan el aumento de esa misma cuantía derivado del catastrazo estatal de 2012 que debía empezar a aplicarse el próximo ejercicio.

Tras varias semanas de negociaciones, los tres partidos han cerrado un pacto que el equipo de gobierno de ZeC ha aprobado formalmente esta misma mañana para remitirlo al pleno. En este, los 17 votos que suman ZeC (9), PSOE (6) y Cha (2) suman una mayoría frente a los 14 de PP (10) y C’s (4).



El pacto incluye una reducción del 6% en el tipo que se aplica a las más de 300.000 viviendas de la ciudad, la congelación del tributo para los edificios industriales y una subida del 15% para los 550 comercios (suponen el 0,17% de la capital aragonesa) cuyos inmuebles supere el millón de euros de valor catastral. No afecta, sin embargo, a las tiendas y supermercados ubicados en inmuebles catalogados como de uso residencial.

Una subida para paliar la rebaja y las bonificaciones

Esta revisión –que incluye un aumento del 5% derivado del catastrazo de 2012 y otro 10% de origen municipal- aportará a las arcas municipales 2,47 millones de euros, una cifra similar a la cuantía de la rebaja para los pisos y casas y a los beneficios fiscales para familias que ingresen al mes menos de 960 euros –1,5 veces el salario medio interprofesional-, explicó el concejal de Hacienda, Fernando Rivarés.

El concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, explicó el acuerdo, ya asumido por el equipo de gobierno, acompañado por la edil de Igualdad, Arantza Gracia.

El concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, explicó el acuerdo, ya asumido por el equipo de gobierno, acompañado por la edil de Igualdad, Arantza Gracia.

“Aumentamos la recaudación, pagará más quien más tiene y lo bajamos a todas las viviendas. Estamos asegurando la recaudación de quien más tiene para ayudar a quien menos tiene”, explicó Rivarés, que mostró su confianza en que el acuerdo salga adelante en el pleno. “La subida paga las ayudas fiscales”, anotó.

El portavoz de Economía del PSOE, Javier Trívez, que destacó que el acuerdo evita perjuicios a “baluartes económicos de la ciudad” como el pequeño comercio, apuntó que, aunque el acuerdo no está cerrado, este podría ampliarse a otros aspectos de la política tributaria zaragozana como la revisión del callejero fiscal del IAE 19 años después de su última actualización –“se trata de un ajuste lógico”, dijo-, el impuesto de plusvalías o las tasas de aguas y de basuras.

Negociación abierta en varios tributos

En el caso de las plusvalías, los socialistas abogan por aplicar bonificaciones del 95% para las herencias de residencias habituales cuyo valor catastral no supere los 100.000 euros, y otras del 50% para las que se encuentren entre esa cifra y los 150.000. En las tasas proponen una bonificación del 50% para las familias que ingresen menos de 960 euros mensuales -1,5 veces el salario mínimo interprofesional-.

Los tres grupos están manteniendo contactos desde hace unas semanas para sondear la posibilidad de cerrar algún tipo de bases para la gobernabilidad del consistorio, en el que ZeC, a menudo con el único apoyo de Cha, viene quedando en minoría en los asuntos en los que el PSOE se alinea con PP y C’s. Ocurrió, por ejemplo, el año pasado con las vigentes ordenanzas fiscales, aunque no en otros como los presupuestos, aprobados por las tres formaciones de la izquierda.

Tanto Rivarés como Trívez admitieron por pasiva que sus grupos hicieron cesiones en la negociación. “No son las ordenanzas ideales para este gobierno”, dijo el primero, quien, no obstante, matizó que “nadie ha cedido; hemos negociado para llegar a un consenso”. “Se acercan mucho a nuestra postura”, anotó el segundo, que añadió que “no podemos poner en riesgo por intereses partidistas el desarrollo económico de la ciudad”.