Publicado: 14.10.2016 13:18 |Actualizado: 14.10.2016 13:18

El número de desahucios sigue cayendo, aunque con menos fuerza: más de 18.000 entre abril y junio

Los desalojos se redujeron sólo un 1,9% en el segundo trimestre de 2016, un porcentaje que queda lejos del 11,6% que cayeron en el primer trimestre o del 15, 6% del año 2015

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Imágenes de un desahucio en Barcelona. PAH.

Imágenes de un desahucio en Barcelona. PAH.

MADRID.— El número total de lanzamientos hipotecarios, es decir el número de desahucios o desalojos efectivos llevados a cabo entre abril y junio de este año se redujo un 1,9% respecto al mismo periodo del año anterior, según el informe publicado este viernes por el Consejo General del Poder Judicial.

Mayor fue la reducción de las ejecuciones hipotecarias (el primer paso de un proceso que los bancos inician ante el impago de clientes que han contratado hipotecas y que puede derivar en la pérdida de sus viviendas), que cayeron un 17,4%, al pasar de 17.414 a 14.380.

Este dato supone una ralentización de la tendencia a la baja del número de los lanzamientos practicados en España, al contrastar con el descenso del 11,6% que se produjo el primer trimestre de 2016 y del 15,6% de todo 2015.



En números absolutos, se practicaron 18.391 desahucios o desalojos de abril a junio de este año. Casi un 53,9% de los lanzamientos —9.909— estuvo ligado a arrendamientos, mientras que el el 42,1% —7.741— se derivaron de ejecuciones hipotecarias. Los 741 restantes obedecieron a otras causas.

Catalunya fue la región que registró un mayor número de desahucios, con un 22,5% del total, seguida de Andalucía y Valencia. Entre las tres suman más de la mitad de los desahucios ejecutados en el país durante el periodo.

Las regiones donde se registraron los mayores descensos fueron Castilla-La Mancha, Madrid, Navarra y La Rioja, con caídas de más del 10%.

Los desahucios fueron una de las consecuencias más duras y polémicas de la crisis, ante el alto número de familias que perdieron su vivienda en contraste con la gran cantidad de casas que quedaron vacías tras la explosión de la burbuja inmobiliaria, lo que provocó numerosas protestas sociales.

(Habrá ampliación)