Publicado: 14.11.2016 19:47 |Actualizado: 14.11.2016 19:47

La patronal de la banca urge la fusión de Bankia y BMN "cuanto antes"

El presidente de la AEB pide pasar a la supervisión y frenar una regulación "como rayo que no cesa" para que los bancos se centren en dar préstamos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente de la patronal de la banca AEB, José María Roldán. E.P.

El presidente de la patronal de la banca AEB, José María Roldán. E.P.

MADRID.- El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha urgido a privatizar Bankia y BMN "cuanto antes" para que pasen a competir en el sector en las "mismas condiciones" que el resto de entidades. El Estado controla alrededor del 65% tanto de Bankia como de BMN.

"No nos engañemos: cuanto antes se privaticen, mejor para todos", ha afirmado tajante Roldán al ser preguntado sobre Bankia y BMN durante su intervención en un acto organizado por Nueva Economía Fórum. El presidente de la AEB ha argumentado la conveniencia de la privatización en aras de lograr un "equilibrio competitivo" y ha reclamado además "transparencia" ante una eventual fusión entre los dos bancos públicos.



"La transparencia se va a cumplir sin duda", ha confiado ante la existencia de ayudas públicas y habida cuenta de que Bankia cotiza en Bolsa. Eso sí, ha subrayado que el Gobierno tiene el "derecho y la obligación" de estudiar la estrategia de las entidades nacionalizadas para maximizar la recuperación del dinero público inyectado. "No sería sensato que dijéramos que se vendiera sin la necesidad de recuperar ese coste", ha apuntado.

Ante el entorno de bajos tipos de interés, Roldán ha defendido las fusiones entre entidades como vía para mejorar la eficiencia y la rentabilidad, aunque teniendo en cuenta la lección de que dos bancos débiles no hacen uno más fuerte. "Cualquier fusión debe suponer una propuesta de valor para las entidades implicadas", ha subrayado.

En cualquier caso, el presidente de la AEB ha aclarado que el sistema financiero español no está "sobrebancarizado", si bien ha admitido que no se puede "cerrar la puerta" a nuevos procesos de concentración. "Aquí hemos hecho los deberes", ha defendido, al recordar que tras la crisis de las cajas de ahorro se ha pasado de 42 a 15 entidades.

Sobran bancos en Europa

Al respecto, ha advertido de que otros países europeos deben acometer una consolidación "más importante" que España, al afirmar que en Europa "sobran bancos". Además, ha abogado por bancos panaeuropeos sin "apellidos" procedentes de la nacionalidad, lo que ayudará a romper el vínculo con la deuda soberana y reforzaría la resistencia de la eurozona ante futuras crisis.

Preguntado por si algún banco europeo analiza comprar alguno español, el presidente de la AEB ha asegurado que "ojalá", aunque ha avisado de que el exceso de regulación supone un freno a este tipo de operaciones transnacionales. "Mientras que la regulación esté instalada en una rueda que no para de girar, es difícil que se hagan exámenes para acometer fusiones en el corto plazo", ha indicado.

Precisamente, Roldán se ha quejado de que el sector bancario afronta reglas "imprecisas y cambiantes" que persisten desde el inicio de la crisis. "Una regulación como rayo que no cesa", ha criticado, haciendo analogía del título de un libro de poemas de Miguel Hernández. Ahora bien, ha admitido que los supervisores empiezan a apreciar una "mayor sensibilidad" a estas cuestiones.

"Es necesario que concluya ya el impulso regulatorio", ha instado, para defender que los bancos se deben centrar en financiar a familias y empresas. Por ello, ha pedido al nuevo Gobierno una "pausa regulatoria" y "cierta estabilidad". "Hay que parar la regulación y pasar a la regulación", ha enfatizado.

Margen para ajustar más oficinas y plantillas de la banca

Para afrontar las "presiones" sobre la rentabilidad, Roldán ha defendido continuar elevando la eficiencia del sector a través de la racionalización de redes y empleados, aunque no ha querido ofrecer una cifra final a alcanzar para redimensionar el sector.

"Es difícil pensar en términos de objetivos, pero hay margen de maniobra para aumentar la eficiencia. Es bueno actuar con flexibilidad en un entorno cambiante", ha asegurado, vinculando este proceso a la digitalización de la banca y la necesidad de mantener oficinas en la relación con el cliente.

Etiquetas