Publicado: 22.12.2015 10:36 |Actualizado: 29.01.2016 14:39

El PIB crece el 0,8% en el último trimestre del año, según el Banco España

El PIB cerrará 2015 con un avance del 3,2%, una décima menos de lo previsto por el Gobierno.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
Un cliente retira dinero de un cajero automático.

Un cliente retira dinero de un cajero automático.

MADRID.— La economía española habría crecido el 0,8% en el cuarto trimestre del año, en línea con el incremento del tercer trimestre, según ha avanzado hoy el Banco de España.

Según el último boletín sobre la economía española publicado este martes por el organismo supervisor, el PIB cerrará 2015 con un avance del 3,2%, una décima más de lo que había previsto en su informe de septiembre, aunque por debajo de la estimación del Ejecutivo (3,3%).



Asimismo, el Banco de España también ha mejorado una décima su previsión para 2016, al prever un avance del 2,8%, frente al 3% del cuadro macroeconómico del Gobierno.

El Banco de España afirma que se mantiene el escenario de crecimiento "sostenido" de la economía en los próximos trimestres, y por eso, para el próximo ejercicio, el Banco de España espera un comportamiento "dinámico" de la actividad, aunque su ritmo sería "algo inferior" al observado en trimestres recientes, como consecuencia de la moderación de algunos de los impulsos expansivos actualmente vigente. Así, estima un crecimiento medio anual del PIB en 2016 que podría alcanzar el 2,8%, la misma estimación que el Ejecutivo.

Para el próximo año augura una moderación del avance de la demanda nacional y considera que aunque el empleo conservará un "elevado dinamismo", su ritmo de crecimiento también se atenuará.

Así, el Banco de España indica que la demanda interna contribuirá en 3,6 puntos al PIB en 2015, y en 3,1 puntos en 2016, y mientras el consumo privado aumentará el 3,1% y el 3,3%, respectivamente, el consumo público subirá el 2,4% este año y el 0,4% el que viene.

La entidad supervisora que dirige Luis María Linde también alerta de la necesidad de corregir eventuales desviaciones en la ejecución de los planes presupuestarios de las Administraciones Públicas, ya que asevera que el cumplimiento del objetivo de déficit público de 2015 marcado en el 4,2% del PIB requiere una mejora de 1,6 puntos porcentuales del PIB.

No obstante, añade que los riesgos de desviación que se concentran en el déficit de las Comunidades Autónomas y en el de la Seguridad Social podrían verse compensados parcialmente por una mejor evolución del previsto en los ayuntamientos y en al Administración Central.

"Elevada fortaleza"

Respecto al avance del 0,8% del cuarto trimestre, la entidad lo explica por la "elevada fortaleza" del consumo de los hogares, que habría crecido en torno al 1% entre octubre y diciembre, en línea con el trimestre precedente.

La información disponible apunta también a una posible mejoría de la contribución de la demanda exterior, que dejaría de ser negativa, en tanto que el empleo habría crecido el 0,7%, dando lugar a un ligero avance de la productividad del trabajo.

El Banco de España achaca la pujanza del gasto de las familias al aumento de las rentas derivado del crecimiento del empleo y del abaratamiento del petróleo, aunque también señala el adelantamiento de la rebaja del IRPF prevista para 2016 y la devolución de parte de la paga extra suprimida en 2012 a los empleados públicos.

Por otra parte, para los dos próximos años, el boletín económico incide en que la demanda externa tendrá una aportación negativa como resultado de la fortaleza de las importaciones.

Las exportaciones crecerán el 5,8% este año y el 4,6% el que viene, y las importaciones se incrementarán el 7,5% en 2015 y el 5,9% en 2016.

El Banco de España cree que los efectos positivos que tiene sobre el consumo, la caída del petróleo y la reducción de la imposición directa perderán fuerza el próximo año, aunque también destaca que las mejores de las condiciones de financiación repercutirán en la prolongación de la inversión residencial.