Publicado: 12.11.2015 20:24 |Actualizado: 12.11.2015 20:24

Renfe encargará a un solo fabricante su 'macrocontrato' de trenes para el AVE por 2.642 millones

El pedido se adjudicará en mayo del próximo año y deberá entregarse a partir de 2018

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Tren AVE con el que Renfe presta servicio a Palencia y León. E.P.

Tren AVE con el que Renfe presta servicio a Palencia y León. E.P.

MADRID.- Renfe lanzará la próxima semana su anunciado contrato de suministro y posterior mantenimiento de treinta nuevos trenes AVE, cuyo importe total asciende a 2.642 millones de euros y que se adjudicará a un único fabricante ferroviario. La compañía ferroviaria prevé adjudicar este 'macrocontrato', el primero que aborda en los últimos diez años, en mayo de 2016 y empezar a estrenar los nuevos trenes a partir de 2018.

El pedido contempla el suministro de manera inmediata de quince nuevos trenes AVE con capacidad para circular a 320 kilómetros por hora, y un pedido adicional de quince trenes más que la operadora irá solicitando por lotes de cinco unidades en función de sus necesidades.



Renfe podrá solicitar estos vehículos adicionales hasta 2020 y pedir que cuenten con rodadura desplazable, para realizar así trayectos que combinan la circulación por vías de Alta Velocidad y convencionales.

La operadora considera "necesario" este contrato para dotarse de una flota adecuada ante la previsión de que la demanda de viajeros de AVE, que este año sumará unos 30 millones de viajeros, se doble en los próximos años, en paralelo a la puesta en servicio de nuevas líneas.

Así, en el horizonte de 2025, cuando la operadora ya cuente con los treinta nuevos trenes, dispondrá de un parque total de 241 unidades de AVE (con capacidad de circular a más de 250 kilómetros por hora).

Puntos por fabricar en España

A pesar de descartar repartir el contrato entre más de un fabricante, la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de la compañía, Pablo Vázquez, garantizaron la "máxima concurrencia" en el concurso público por el que seleccionarán al suministrador, dado que será abierto a todos los fabricantes que reúnan los requisitos básicos.

Asimismo, los pliegos del concurso primarán a aquellas compañías que contemplen realizar parte de la fabricación en España, si bien no será un requisito imprescindible.

Además, se asegurará la "máxima transparencia" para el proceso de selección, dado que, por vez primera en un contrato de este tipo, la apertura de las ofertas económicas será pública, según detallaron en un encuentro con prensa.

El importe total de 2.642 millones de euros al que finalmente asciende el 'megacontrato' incluye el suministro de los treinta trenes más su mantenimiento por el plazo máximo de 40 años. Para su financiación, la operadora cuenta con una línea de financiación del BEI, además de partidas presupuestarias (155 millones en 2016).

En busca del mejor tren

En cuanto a las características de los nuevos trenes, además de una velocidad de 320 kilómetros por hora, deberán contar con capacidad para al menos 400 viajeros y venir ya de fábrica con la instalación necesaria para ofrecer el servicio 'wifi' a bordo que Renfe actualmente coloca en su actual parque. "Buscamos el mejor tren", aseguró el presidente de Renfe.

Además de realizar en España parte de la fabricación de los trenes, uno de los aspectos que la compañía primará a la hora de elegir el tren será el coste medio de explotación y mantenimiento que presente.

Asimismo, el contrato contempla bonificaciones para el adjudicatario si mejora los parámetros básicos de mantenimiento y disponibilidad que plantea el contrato.

Con este pedido de trenes, Renfe dará además un impulso a su división industrial, dado que contempla la participación de sus talleres en las "partes tecnológicamente más complicadas" del mantenimiento de los vehículos, lo que se traduce en más de 1,2 millones de horas de trabajo para estos centros.

El presidente de Renfe y la ministra de Fomento afirmaron haber lanzado el concurso tras haber realizado un profundo estudio de viabilidad, a partir de la evolución de la demanda y teniendo en cuenta la próxima apertura a la competencia del transporte en tren en España. "Tenemos que ser capaces de competir en óptimas condiciones con los operadores que vienen", apuntó Vázquez.