Publicado: 15.10.2015 13:07 |Actualizado: 15.10.2015 22:24

Repsol venderá activos por 6.200 millones hasta 2020 para reducir deuda y sostener el dividendo

La multinacional petrolera española presenta su nueva estrategia a medio plazo para combatir unos precios del crudo obstinadamente bajos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El consejero delegado de Repsol Josu Jon Imaz durante la presentación del plan estratégico de la petrolera para el periodo 2016-2020.  REUTERS/Susana Vera

El consejero delegado de Repsol Josu Jon Imaz durante la presentación del plan estratégico de la petrolera para el periodo 2016-2020. REUTERS/Susana Vera

MADRID.-  La petrolera española Repsol anunció el jueves su nueva estrategia a medio plazo para combatir unos precios del petróleo obstinadamente bajos, que contempla un ambicioso plan de desinversiones y una reducción del gasto en upstream (sector de exploración y producción) para proteger el dividendo y mantener el grado de inversión.

Tras completar recientemente el programa de desinversiones prometido cuando anunció la compra de Talisman, la compañía pilotada por Josu Jon Imaz, consejero delegado, y Antoni Brufau, presidente, quiere vender otros activos por 6.200 millones de euros en 2016-2020, la mitad en los primeros dos años del plan estratégico, el primero tras la compra de la canadiense Talisman. Esta nueva cifra incluye ya 600 millones de euros de la venta de parte del negocio de propano anunciada recientemente y que se contabilizarán en 2016, dijo Repsol en una presentación al supervisor bursátil.

"Ahora la estrategia no es el crecimiento, la estrategia para Repsol en los próximos años es generar valor", dijo el consejero delegado Josu Jon Imaz en rueda de prensa.



El plan a cinco años también contempla pisar el freno en la inversión anual en producción y exploración (upstream) hasta los 4.100 millones de dólares, lo que supone un recorte del 40 por ciento respecto a los 6.700 millones de dólares que invirtieron en 2014 Repsol y Talisman.

Imaz dice que la petrolera está "confortable"
con su participación del 30% en Gas Natural

Las nuevas desinversiones seguirán centradas en activos de alto coste, pequeña escala y no vinculados directamente con el precio del petróleo. El consejero delegado de la petrolera dijo que el plan de desinversiones no incluye eventuales desinversiones en Gas Natural, donde la empresa dice estar "confortable" con su participación del 30%. El valor de mercado de ese paquete a los precios actuales supera los 5.700 millones.

Igualmente, Imaz descartó una venta en el corto plazo del negocio de butano en España ("es un negocio de la casa, no está en venta", subrayó), que cumple parte de los anteriores parámetros y que algunos analistas valoran en más de 1.000 millones de euros, y matizó que las potenciales ventas estarían relacionadas con aquellos activos más intensivos en capital y que presentasen un mayor riesgo.

Reducir la deuda un 45%

El principal ejecutivo de la multinacional español, aunque insistió en que la prioridad número uno es la reducción de la deuda,  admitió la posibilidad de mejorar la política de dividendo en función de la evolución de los precios del crudo y el ritmo de recorte de la deuda. Apuntó que se va a mantener remuneración en el entorno de un euro por acción en modalidad de dividendo scrip.

Con el nuevo plan, la compañía aspira a generar en el próximo lustro una caja de 10.000 millones de euros que destinará a rebajar la deuda neta en un 45% (alrededor de 6.500 millones de euros) en cinco años, manteniendo el grado de inversión y el pago de un dividendo de un euro por acción.

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, a su llegada a la presentación del plan estratégico 2016-2020 de la petrolera. REUTERS/Susana Vera

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, a su llegada a la presentación del plan estratégico 2016-2020 de la petrolera. REUTERS/Susana Vera

Durante la presentación del plan, Imaz no descartó mejorar ambas variables en caso de un escenario de precios más favorables. "Si nos encontramos en una recuperación del escenario del precio del petróleo, la prioridad será una reducción adicional del apalancamiento y luego mejorar la remuneración del accionista", dijo el ejecutivo vasco.

Petróleo a 50 dólares por barril

Repsol dijo que estas guías toman como referencia un precio del crudo en un escenario "ácido" o estresado de 50 dólares por barril (frente a los  49,27 dólares actuales) y un margen de refino de 6,4 dólares por barril (frente a los 8,8 dólares en el tercer trimestre)

Repsol destacó también que espera conseguir unas sinergias anuales de 2.100 millones de euros a partir de 2018 por la integración de Talisman y medidas de eficiencia.

En el horizonte del plan, siempre según el peor escenario contemplado, la española prevé alcanzar un Ebitda (resultado bruto de explotación) ajustado al coste medio de reposición de reservas (CCS) de 7.900 millones de euros, frente a los 5.400 millones que espera para este año. Repsol actualizó en la víspera sus previsiones para 2015, ejercicio en el que el beneficio neto bajará entre 6,5% y un 22%.

Ante un precio del petróleo que sigue lastrando el negocio de producción y una desaceleración del refino desde niveles históricos, la petrolera avanzó el miércoles que proyecta un resultado neto de entre 1.250 y 1.500 millones frente a los 1.612 millones de 2014.

Etiquetas