Publicado: 23.09.2015 18:27 |Actualizado: 23.09.2015 18:27

Soria pide a Volkswagen que detalle cuantos coches manipulados fueron vendidos en España

El ministro de Industria, Energía y Turismo solicita al grupo alemán que suministre lo antes posible "toda la información necesaria para determinar el alcance del problema". 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El ministro Soria en una visita a la planta de Seat, en Martorell.

El ministro Soria en una visita a la planta de Seat, en Martorell.

MADRID.- El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha pedido este miércoles al Grupo Volkswagen detalles "claros y precisos" por el escándalo de sus coches diésel en Estados Unidos, mientras que las marcas en España han solicitado "cautela" y las organizaciones de consumidores una investigación.

Soria ha enviado una carta al vicepresidente mundial de Volkswagen, el español Francisco Javier García Sanz, en la que le solicita que le suministre "lo antes posible toda la información necesaria para determinar el alcance del problema en general y de manera específica en nuestro país".



Volkswagen ha reconocido que, mediante un software, ha manipulado durante años los datos sobre emisiones de 465.000 vehículos diésel en Estados Unidos de los modelos Golf, Jetta, Passat y Beetle, así como del Audi A3 (la marca de los cuatro aros perteneciente al Grupo). Estos vehículos equipan el motor 2.0 TDI de cuatro cilindros, que es el que propulsa a unos 11 millones de automóviles de Volkswagen en todo el mundo.

Debido a que en España es el Ministerio de Industria, Energía y Turismo el encargado de homologar los vehículos de SEAT, marca de Volkswagen, es por lo que pide al Grupo que le informe "en términos concretos sobre cuántos vehículos de los 11 millones afectados han podido ser vendidos en el mercado español".

Soria también ha enviado otro misiva a la comisaria europea de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y de la PYME, Elzbieta Bienkowska, en la que expresa su preocupación porque este tipo de escándalos puedan afectar a la recuperación económica de Europa.

Por ello propone a la comisaria que "de forma inmediata" se organicen las reuniones necesarias para que todos los Estados miembros, junto con la Comisión, puedan analizar la información disponible y valorar las posibles acciones.

Las marcas de automóviles piden cautela

Entre tanto, las filiales en España de las diferentes marcas de automóviles han pedido, en declaraciones a Efe, cautela para que no se haga un daño mayor al sector del automóvil. El asunto ha sido tratado en la Junta ordinaria que ha celebrado la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Ha eludido hacer declaraciones y se ha remitido al comunicado que ha divulgado la patronal europea de fabricantes ACEA en el que califica de "grave" la situación y en el que asegura que se trata de un problema de una sola compañía.

No obstante fuentes cercanas a la reunión consultadas por Efe han indicado que en la reunión de Anfac se ha dejado claro que lo que ha sucedido en Estados Unidos no puede pasar en España porque los controles sobre la homologación de vehículos son distintos.

En la carta del ministro Soria no se dice nada de las inversiones comprometidas a primeros de septiembre por Volkswagen por importe de 4.200 millones de euros en las dos plantas que tiene en España, la de Martorell (a la que irán destinados 3.300 millones) y Landaben (Navarra).

El Gobierno de Navarra ha asegurado que mantiene la "visión optimista" que tenía sobre Volkswagen y "el posible impulso" de su planta en Navarra. La plantilla de SEAT en Barcelona se ha mostrado más preocupada y ha exigido al Gobierno español y al catalán que tomen cartas en el asunto.

Al comité de empresa de Volkswagen-Navarra le ha llegado una carta del Comité europeo y mundial de representantes de los trabajadores en el Grupo alemán en la que se muestra "escandalizado" por el uso del citado software en los vehículos que circulan y se venden en Estados Unidos. Las asociaciones de consumidores FACUA y OCU han solicitado también una investigación "a fondo" del caso Volkswagen, al que se empieza a conocer como "diéselgate".